Nuevas formas

El 7 de julio de 2005, a las 9 de la mañana hubo una serie de atentados en la ciudad de Londres. El 11 de marzo de un año antes, en Madrid, una bomba provocó una masacre sin precedentes en la capital española. El 11 de septiembre de 2001, dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas. Nuevas formas, escrito en julio de 2005, rescata sentimientos y sensaciones de un mundo contradictorio y terriblemente injusto.

El imperio parece llegar a su momento más crítico. Bombas en las principales ciudades del mundo intimidan a los más poderosos. Los últimos días parecen ser parte de la bisagra de comienzos del esperado siglo XXI que en la cabeza de escritores y directores significaba el cambio en la forma de vida de los terrestres. Como en aquel 11 de septiembre, el mundo hoy mira con terror el avance de la nueva guerra, de la guerra que no esperaban, de la única guerra para la que no se prepararon. Para quienes no tienen acceso al dinero, y por lo tanto a la buena calidad de vida, para quienes no tienen acceso al dinero, y por lo tanto a los sillones de poder del planeta, para quienes no tienen acceso al dinero, y por lo tanto a las armas, a los que solo son dueños de materias primas que a futuro en la mayoría de los casos, serán de utilidad para el mundo “avanzado”, existe una sola forma de imponerse, y es con el terror. Pero entiéndase bien que es terror: es un grito desesperado, ¡¡¡necesitamos aire!!! ¡¡¡Necesitamos que sepan que tenemos el mismo derecho que Uds. de habitar el planeta!!! Ese grito, ese llamado, no fue escuchado durante varias décadas, por no decir varios siglos. Los que más acumularon, los que a costas de los demás resolvieron vivir sin mirar a quien. Ellos, los ricos, son lo que hoy solo escuchan con el terror, con el miedo a salir de sus grandes casas, con el miedo de ir a sus grandes oficinas, con el miedo de viajar en los inmensos aviones, ellos, los que compran grandes autos, los que todo consumen, los que llegan a consumir dietas para reducir el peso, por la gran cantidad de comida que ingieren, sin tener en cuenta que sus hermanos, sus hermanos africanos, por ejemplo mueren sin llegar a los tres anos de vida por falta de comida. Ellos, hoy levantan la vista, ellos hoy se dan cuenta que la tierra no consiste en sus países, las lindas playas del resto del mundo y algún que otro viaje por esos lugares lejanos y peligrosos. Ellos hoy, saben que el mundo es más grande, saben que el mundo tiene muchos habitantes, y que esos habitantes están no muy bien, que esos habitantes están en problemas, que esos habitantes muchas veces tienen hambre, no problemas de comunicación, no problemas religiosos, no problemas de desarrollo, mucho antes que eso, tienen hambre. Ellos, levantaron la vista porque los desprotegidos del mundo dijeron basta. Unos y otros habitan, unos y otros caminan en dos pies, unos y otros hablan, unos y otros son humanos, sin embargo unos comen y viven, otros tienen hambre y tratan de sobrevivir.

El imperio tiene varios problemas, pero antes que eso el imperio tiene el problema de sus habitantes, los que viven en el imperio, los habitantes del imperio, no son todos iguales, ni siquiera son parecidos, los habitantes del imperio son unos hambrientos y otros gordos, unos educados y otros analfabetos, unos tienen grandes casas con grandes jardines y otros viven debajo de grandes autopistas, los habitantes del imperio lejos están de “pertenecer”.

Hoy, los de la frontera, los que están bajo las ordenes del imperio, comercian con el imperio, los que están y no están, pues tienen sus propias reglas, que no son estrictamente las que el imperio impone a sus súbditos, ellos se animan, se animan a decirle al imperio que así el mundo no sigue, pues poco tienen para perder. Ellos, los de la periferia, les gritan a los del centro que así no vivirán más, que las reglas cambian o todos mueren. No pretenden ir por todo, no pretenden ocupar sus cargos de gobierno, imponer su religión, solo piden que no los maten, en el más terrible y amplio sentido que pueda dársele a la palabra. La forma, el imperio cuestiona la forma. El imperio esta de acuerdo con el terror, esta de acuerdo con las bombas, esta de acuerdo con matar sin mirar a quien, esta de acuerdo con no necesariamente atacar centros militares, esta de acuerdo con destruir ciudades enteras. El imperio trabaja con esas reglas. Pero no esta dispuesto a aceptar que son todos humanos, los que habitan la periferia y los que habitan las ciudades importantes. No, quienes viven dentro del imperio, no bajo sus órdenes sino dentro, en la acrópolis, ellos son inocentes, no tienen porque soportar los pataleos de esos que viven lejos. Las guerras deben librarse en la periferia. Ahora, cuando la periferia, cuando los que menos tienen comprenden cuales son las reglas del imperio, reglas incluso en la guerra, pues para todos hay reglas, cuando los abandonados, saben como quiere el imperio pelear, y lo demuestran, gritando en sus ciudades, en las “protegidas” por el imperio y teniendo como victima, a los que viven en esa acrópolis, el “Mundo” sale desesperado a pedir que no, que eso no.

Mi pregunta, ¿es el imperio justo?

La guerra que libra el imperio en la periferia, ¿es justa?

El terror que tienen en las grandes ciudades del imperio, ¿no es acaso el terror que día y noche tienen en las ciudades de la periferia?

¿No es acaso, un grito desesperado de “déjennos vivir”?

Si el imperio bombardea una ciudad, no con una bomba, sino con una lluvia de bombas, que caen en jardines, edificios, oficinas, escuelas, micros, trenes, hospitales, hasta en fiestas de casamiento, si el imperio hace todo eso, ¿no puede recibir una respuesta dentro de las mismas reglas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s