Dialogo

El siguiente es un dialogo entre un productor agropecuario devenido en piquetero y un camionero.

Camionero: Si no paso yo no pasa nadie!

Productor agropecuario: El que no deja pasar a la gente sos vos, nosotros no estamos cortando las rutas!

C: ¿Puedo seguir, entonces?

PA: No, vos no podés seguir porque llevas productos del campo! Pero la gente si puede y vos les impedís el paso!

C: Si yo no puedo porque lo resolvés vos, nadie puede porque lo resuelvo yo!

PA: No tenés derecho a cortar la ruta a todos!!! No queremos que se nos arme quilombo porque nadie pasa…

C: Oíme, yo trabajo, este es mi trabajo, con esto les doy de comer a mis hijos y vos no me dejas laburar!

PA: Estás transportando productos agropecuarios, Y EL CAMPO ESTÁ DE PARO!!!

C: SI EL CAMPO ESTÁ DE PARO, QUE HAGA PARO EL CAMPO!!! NO NOS OBLIGUEN A TODOS A HACER PARO!!! Cuando nosotros hacemos paro, hacemos paro nosotros!!! O acaso yo me meto en tu campo y te obligo a no sembrar, o a que no coman las vacas, o a que no controles malezas!!! Porque ustedes están de paro, pero las vacas comen, la soja la levantaron, el trigo ya empezó a sembrarse!!!

PA: Bueno, pero…

C: Si yo tengo productos del campo es porque el campo no está TODO haciendo paro como dicen ustedes!!! si no quieren que se exporte no carguen los camiones, no nos llamen!!! O vos cómo pensás que yo cargo mi camión!!!

PA: Por acá no pasas!!!

C: No carguen mi camión y listo!!! Yo necesito trabajar para que mis hijos tengan para comer!!! No tengo ahorros como ustedes para esperar a que resuelvan abrir las rutas!!! Ustedes están buscando que los repriman, que los saquen a la fuerza de la ruta!!! Eso buscan!!! Pero no saben hacerlo, nunca se tuvieron que enfrentar a los milicos, ellos siempre estuvieron de tu lado!!!

PA: Qué tiene que ver… Si tu presidenta no quiere entender como es la cosa no es problema mio!

C: Mi presidenta es tu presidenta, y no tengo puta idea que carajo queres que entienda, no sabía que la presidenta tenía que entender como ES LA COSA!!! A eso estas acostumbrado, todos ustedes están acostumbrados a que los presidentes entiendan como ES LA COSA!!!! No????

PA: Y si, acá está el pueblo, acaso ella no dice que gobierna para el pueblo!!!! acá estamos!!!!

C: Solo te falta decir que gobierne para nosotros!!!!

PA: Si, si, que gobierne para nosotros!!!

Anuncios

17 comentarios en “Dialogo

  1. Uy Felipe, me cambiaste el enfoque en la mitad del río y encima me la hiciste larguísima. Pero bueno, veremos como me arreglo para contestarte.

    En primer lugar, transcribo tu “punto”: “Ahora bien, el Poder Ejecutivo, en virtud de la Ley de Emergencia Económica por la cual se le delegan facultades legislativas, tiene la potestad de modificar las alícuotas impositivas”. Completo ahora mi respuesta de manual, insistiendo en que no se trata de un tema de emergencia económica y haciéndote saber también que el Código Aduanero, además de dejar en manos del Ejecutivo la fijación de los derechos de exportación, dice: “En las condiciones previstas en este código y en las leyes que fueren aplicables, el Poder Ejecutivo podrá: …c) modificar el derecho de exportación establecido”. Esto es lo que le permite al Ejecutivo modificar el monto de la alícuota. Espero haber completado tu primer punto.

    Con respecto al argumento de café que te dí en la segunda, lamento no poder estar a tu altura, pero son las razones que se dieron desde un principio. Es cierto que la Sra. Presidente también mencionó la necesidad de evitar que los precios internacionales se trasladen a los precios locales, y habló de la retención como instrumento para evitarlo. Que eso te represente a vos “total ignorancia del gobierno para manejar el tema inflacionario”, corre por tu exclusiva cuenta. Y no está mal. A mi me interesa que hagamos el planteo político, donde vos tenés todo el derecho de tener tu propia ideología. Ahora, las opiniones no tienen por qué coincidir. De todas maneras, prefiero que la diferencia sea porque a vos te parece una herramienta inadecuada y no porque sostengas que lo que quieren es robarse la plata. Es decir, si vamos a hablar de política, hablemos de proyectos y estrategias concretos, no nos desviemos en consideraciones que lo único que pretenden es que la discusión no se lleve a cabo.

    Por eso, nobleza obliga, dejame destacar lo que bien dijiste: “Por otro lado, nadie puede estar en desacuerdo con la distribución del ingreso y la disminución de la pobreza, acá lo que se discute es la manera de solucionar el problema”. Con respecto a la forma de solucionar el problema, podríamos estar años discutiendo. Pero no he oído a nadie en toda esta discusión proponer un sistema de distribución del ingreso alternativo. Todos se quedan en la crítica. Todos hablan de la necesidad de la distribución pero cuando se toma la primer medida en ese sentido, son capaces de paralizar el país, impidiendo el abastecimiento de las ciudades en una clara extorsión contra la sociedad.

    Sigamos. Podríamos llegar a coincidir en que, a los fines de una mejor distribución de la riqueza, existen otras herramientas más atractivas o eficientes. Sin embargo, en el caso creo que deben jugar otras cuestiones. Por un lado, en la Argentina nos hemos dado el gusto de producir Contadores especialistas en evasión impositiva. Tenemos años que han generado una cultura de la evasión. Aún hoy, cuando un recaudador como Montoya sale a perseguir evasores, está lleno de gente que pone el grito en el cielo porque se niegan a pagar los impuestos como si se tratara directamente de un robo, y sin tener en cuenta que la evasión es el robo. Por eso, es importante que la mejora en la imposición, se haga de manera progresiva y que, mientras tanto, se acuda a herramientas más directas y de satisfacción segura.
    Con respecto a la coparticipación que reclamás, en este caso, a pesar de tratarse de un tributo que no se coparticipa, porque los derechos aduaneros pertenecen a la Nación y no a las Provincias, el propio Ejecutivo decidió invertir lo recaudado en el interior, a través de las provincias y sin la participación nacional, por lo que termina beneficiando a las provincias de manera más directa.
    Por otro lado, no coincido con vos en que se esté gravando sectores productivos y generando desequilibrios entre ellos. Solamente se decidió, en vista de una situación absolutamente extraordinaria, hacer un recorte en esa ganancia extraordinaria, que en nada afectó el cálculo hecho por el productor al momento de plantear la campaña, ya que aún con las retenciones móviles, terminará cobrando casi un 50% más de lo calculado al momento de la siembra. De esta manera, no puede decirse que se haya afectado la producción.

    Por lo demás, dije cuando hice mi primera contestación, que coincidía con vos en que había muchas incoherencias, y lo ratifico. Que esté de acuerdo con el gobierno, no significa que me resulte incriticable. Hay varias cuestiones a las que no le encuentro explicación y muchas otras en las que criticaría las formas. Aún en el tema de las retenciones, me parece que jurídicamente es un tema delicado que permite interpretaciones para los dos lados. Pero también, creo que hay situaciones especiales en las que un principio superior de justicia y equidad, debe ser puesto en la balanza al momento de decidir. Insisto acá con que la Argentina es de todos los argentinos y que, por eso, si somos beneficiados con una situación especial como lo es la del encarecimiento mundial de los commodities, ese beneficio debe alcanzarnos a todos, y no limitarse a un pequeño grupo que parece ser dueño de un suelo que no pertenece al país.

    ¿Por qué se dice que las retenciones tienen un objetivo meramente fiscal?

    1. En un caso como éste, yo no estoy de acuerdo en hablar de porcentajes. Es decir, la variación de los precios internacionales ha alterado la ecuación hasta un punto en el que no tiene sentido discutir porcentajes, porque los montos son absolutamente desmedidos. Yo no tengo mucha experiencia en los porcentajes que cada negocio deja, pero imagino que existen muchos negocios en los cuales el porcentaje de ganancia es ínfimo respecto del capital comprometido, pero que eso no evita que la ganancia sea fabulosa. Por eso, te propongo que hablemos de montos, y en todo caso, comparemos los montos que se ganaban antes de la imposición de las retenciones móviles y los que se ganan ahora con ellas. La relación trabajo-rentabilidad es opinable. (Esto último porque la diferencia en la ganancia no es gracias a una mejor o mayor labor por parte de los productores, sino exclusivamente gracias a la variación de los precios internacionales).

    2. Con respecto al trigo, también te ofrezco que hablemos de los números de los costos de producción y los costos de cosecha y veamos que variación ha tenido y si realmente el producirlo este año significará una ausencia de ganancia o directamente una pérdida.

    “Lo mismo para las compensaciones a medianos y pequeños productores. ¿Cuál es la lógica de sacarles para luego devolverles?”. Ya que lo nombrás, aprovecho para destacar que el gran problema se arma acá porque los productores están en negro. Vos proponías usar otros medios de recaudación. Fijate como el campo, con sus extraordinarios ingresos, lejos de pagar los impuestos los evade. Esto es lo que está impidiendo que los productores se presenten a retirar lo que pagaron por las retenciones. Con respecto a la pregunta, es por una cuestión de efectividad. Fijate que lo que se cobra es un derecho de exportación, que lo paga el exportador (lo hace efectivo) no el productor. De esa manera, el Estado no tiene que estar distinguiendo en cada caso, en especial tratándose de una mercadería fungible, si se trata de granos provenientes de un productor grande o chico. Es evidentemente mucho más fácil, que sea el productor el que se presente ante el Estado y demuestre su condición de chico, para que se le reintegre el valor de las retenciones.

    3. Necesita recursos también para mantener un dólar artificialmente alto. No se necesita un dólar alto para la industria solamente. También para el campo. Vos fijate que el campo que estaba hace 6 años en la ruina total, salió del pozo gracias a que se les pesificaron las deudas (reducción en 3 veces su valor) y se les triplicaron los ingresos (ya que el dolar está sobrevaluado).
    No vas a coincidir conmigo, pero la falta de desarrollo de la industria argentina obedece precisamente a la oposición del campo a que así fuera. A lo largo de la historia, el campo se ha encargado de boicotear todo desarrollo industrial que pusiera en peligro su hegemonía dentro de la economía argentina. La prueba más inmediata (aunque no la única, por supuesto) fue el plan desarrollado por Martínez de Hoz durante la última dictadura militar. Y estoy dispuesto a concederte que también algo de eso se vio durante la presidencia de Menem.

    Lo del tren bala es otra de las cosas difíciles de explicar. Ni lo intento. Pero creo que no se puede desconocer que un país debe desenvolverse dentro del concierto mundial y que hay veces en las que se deben aceptar situaciones con las que uno no coincide. Lo mismo pasa en la vida ciudadana. No se puede desconocer que existen factores de poder y que uno debe elegir como los va contrarrestando de la manera más práctica posible. Digamos, si me hacen jaque al rey y a la reina, tengo que asegurar mi supervivencia entregando algo tan importante como la reina. Lo mejor sería contragolpear y jaquear al rey adversario, pero estando en jaque, eso es imposible y nos obliga a optar por el mal menor.

    Dejame cerrar citándote de nuevo: “Hay temas sobre los que no hay grises”. Por eso no me explico como puede haber personas impidiendo el abastecimiento de las ciudades, en defensa exclusivamente de su ingreso extraordinario.

    Me diste trabajo. Pero creo haber cumplido.
    Un abrazo.

  2. Te agradezco la ayuda y reseña histórica de manual, pero no entendiste el punto. No se trata de establecer el impuesto, sino de modificar la alícuota impositiva, que es algo diferente.

    No respondiste a la segunda incoherencia, me diste un argumento de café. Claramente lo dijo en su último discurso la Sra. Presidente por cadena nacional, mencionó la necesidad de evitar que los precios internacionales se trasladen a los precios locales, y la retención como instrumento para evitarlo. Eso connota total ignorancia del gobierno para manejar el tema inflacionario.

    Por otro lado, nadie puede estar en desacuerdo con la distribución del ingreso y la disminución de la pobreza, acá lo que se discute es la manera de solucionar el problema. Resulta mucho más eficiente y justo un impuesto altamente progresivo a las ganancias, como se hace en los países serios y desarrollados de todo el mundo. De este modo, no estaríamos gravando sectores productivos y generando desequilibrios entre ellos. Ocurre que el impuesto a las ganancias es coparticipable entre las provincias y eso debilitaría el manejo arbitrario de los recursos que el gobierno realiza cual planificador central. No quiero dejar de mencionar respecto a dicho impuesto que es mucho más difícil de controlar en materia de evasión, por tanto implicaría un desafío muy grande para la administración tributaria que sería excelente poder afrontar.

    Lo de tomar la medida de manera unilateral me pareció importante señalar en un contexto en que el gobierno se llenaba la boca hablando de ser materia dispuesta al diálogo. Sí estoy de acuerdo en que si debe preguntarle a todo el mundo qué es lo que quiere hacer, nunca podría tomar ninguna decisión. Igualmente, deberíamos coincidir en que esa medida no ha solucionado nada, y que, una vez más, demuestra una falta de planificación que asusta. “¿Será Lousteau el problema? Saquémoslo. ¿Serán los mercados a futuro que increíblemente destrozamos? Hagamos esto. ¡Esperen! Después de 3 meses de haber tomado la medida de distribución, todavía no dijimos dónde lo vamos a destinar. Saquemos un decreto, no importa que carezca de todas las formas legales”. Esa cronología de los hechos no importa como esté redactada, muestra la improvisación a la que estamos librados.

    ¿Por qué se dice que las retenciones tienen un objetivo meramente fiscal?

    1. Primero y principal, porque ya representaban el 35% de los ingresos (insisto, ingresos, no ganancias). El campo no está diciendo “no quiero colaborar, no me saques nada”. Está diciendo, “de cada 100 pesos que recibo de precio, quedate con 35, a cero riesgo”. La relación riesgo-rentabilidad no es opinable.

    2. Porque no hay una política antiinflacionaria seria, sino un esquema de subsidios cruzados incomprensibles, que necesita de recursos cada vez mayores para funcionar. Como todas las soluciones provisorias, por ser provisorias, se vuelven permanentes. Ahora el costo de salida es cada vez mayor. Al nivel de retenciones actual, los productores de trigo podrían vender su trigo gratis a las panaderías. Señalo esto para demostrar la ineficiencia de darle los recursos al estado para que este luego los devuelva a la población. Lo mismo para las compensaciones a medianos y pequeños productores. ¿Cuál es la lógica de sacarles para luego devolverles?

    3. Necesita recursos también para mantener un dólar artificialmente alto. El dólar se depreció contra todas las monedas del mundo, incluso la moneda de Paraguay, Colombia, Perú. Sólo con respecto al peso continúa apreciándose. Ya se que me vas a responder que se necesita dólar alto para mantener las industrias. A lo cual sugiero que dejemos de pensar en la moneda como un instrumento de competitividad. Las industrias argentinas no deben competir únicamente por precios, porque si todos hiciesen una “depreciación competitiva” nadie obtendría ventajas. Por el contrario, creo que es fundamental lograr un desarrollo industrial que agregue valor a los recursos naturales, pero a través de mejoras de productividad. Inversión en investigación y desarrollo vinculada a universidades y empresas. No basta con crear un Ministerio de Ciencia y Tecnología nada más.

    No lo mencioné antes porque imagino que no debería haber dudas sobre lo siguiente: cómo es posible que se esté considerando el hecho de construir un tren bala y hablando al mismo tiempo de distribución social. Por favor, creo que debería ser automáticamente descalificado intelectualmente el mero hecho de considerarlo. Hay temas sobre los que no hay grises, y en el actual contexto, este es uno de ellos. Por eso no me explico como puede haber personas gritando “por las retenciones del gobierno popular”, cuando al mismo tiempo ese gobierno sugiere este tipo de cuestiones.

  3. Felipe, gracias por tu intervención. Declino mi respuesta a tu comentario por llegar tarde, Fatiga hizo una exposición que me deja sin palabras. Fatiga, IM PE CA BLE!!!

  4. Estoy parcialmente de acuerdo con vos, Felipe. Para mi también existen algunas incoherencias con las retenciones, aunque no las mismas que marcás. Sin embargo, por un elemental principio de justicia y equidad, sumado a una cuestión ideológica, estoy totalmente a favor de las retenciones.
    Con respecto a las que vos encontrás, acá te paso una ayuda.
    Primera: Con respecto a la incoherencia de tipo legal, las retenciones no son fijadas por el Ejecutivo en virtud de la Ley de Emergencia Económica, como decís, sino por lo establecido en el Código Aduanero (ley 22.415), que desde el año 1981, delega en el Ejecutivo el manejo de la decisión sobre el cobro de los derechos de exportación (nombre técnico de las retenciones). Ahí da también los motivos en los cuales puede fundarse la variación sobre el monto y, debe destacarse, admite entre los fundamentos:
    a) asegurar el máximo posible de valor agregado en el país con el fin de obtener un adecuado ingreso para el trabajo nacional;
    b) ejecutar la política monetaria, cambiaria o de comercio exterior;
    c) promover, proteger o conservar las actividades nacionales productivas de bienes o servicios, así como dichos bienes y servicios, los recursos naturales o las especies animales o vegetales;
    d) estabilizar los precios internos a niveles convenientes o mantener un volumen de ofertas adecuado a las necesidades de abastecimiento del mercado interno;
    e) atender las necesidades de las finanzas públicas.
    Espero que esto conteste a tu primera intriga, ya que no se trata de un tema de emergencia.
    Con respecto a la técnica, tampoco es esa la razón en la que la fundan. La presidenta lo dijo claramente en sus discursos, la soja es un buen negocio, pero produce efectos colaterales dañinos: destruye el suelo, desplaza a otros cultivos como trigo, maíz, girasol, etc. por ser mejor negocio, cuando nosotros -los argentinos- necesitamos de esos otros cultivos para nuestra alimentación. También desplaza a la lechería y al engorde, por los mismos motivos. Inclusive podemos agregar el daño ecológico que supone el permanente desmonte para ampliar la superficie sembrada de soja.
    Pues bien, para corregir todas esas cosas, es que el Estado debe intervenir. No podemos supeditar el futuro y las condiciones naturales que obviamente tenemos, al interés económico actual. La forma de hacerlo, es que el Estado regule el interés en la actividad a través de sus políticas económicas.
    Doy por contestada la segunda.
    Con respecto a la tercera: no entiendo la unilateralidad a la que hacés referencia. La Constitución Nacional no dice en ningún lado que los interesados tengan que tomar parte en las decisiones de gobierno.
    Esto quiere decir que necesariamente las medidas de gobierno son unilaterales. Si se discuten con los interesados, se hace como concesión graciosa, que puede estar fundada en razones de oportunidad o de estrategia, pero no tiene el gobierno ninguna obligación de tomar las medidas en conjunto.
    Saludos.

  5. Existen ciertas incoherencias respecto de las retenciones a las exportaciones que no dejan de llamar la atención. En primer lugar, podemos identificar una inconsistencia, si se quiere, de tipo legal. Es sabido que los impuestos deben ser establecidos por Ley y, por tanto, su sanción corresponde al Poder Legislativo. Ahora bien, el Poder Ejectutivo, en virtud de la Ley de Emergencia Económica por la cual se le delegan facultades legislativas, tiene la potestad de modificar las alícuotas impositivas. Tenemos entonces que el instrumento legal que posibilita al gobierno a establecer dichas retenciones es uno que declara al mismo tiempo un estado de emergencia económica y financiera. Situación que ya nada se parece a aquella que reinaba en el momento en que se sancionó la ley, y que resulta inconsistente con los mensajes que nuestra Sra. Presidente emite respecto de altas tasas de crecimiento, bajo desempleo y disminución de la pobreza. ¿Cuál es la emergencia entonces?.

    En segundo lugar, tenemos una inconsistencia de tipo técnico, o bien, directamente una mentira. Pues se justifica el establecimiento de las retenciones como instrumento que permita aislar el aumento del nivel de precios internacional del mercado local. Sin embargo, la alícuota más alta para que los precios no se trasladen al mercado local se coloca a la soja, que casualmente es la materia prima cuyo precio internacional es más alto, pero también es la que menos se demanda en el mercado interno. Nos venden, por tanto, un objetivo fiscal disfrazado en este tipo de cuestiones y otros como la distribución del ingreso.

    Por último, quisiera hacer una reflexión respecto de la última medida, la cual una vez más fue tomada de manera unilateral. Hay que decir que si bien permite solucionar el problema de los mercados de futuros (pues para que funcionen debe existir expectativa de ganancia) no resuelve nada respecto de la actual presión impositiva, que continua ubicándose en 41,8% para el precio de la soja por ejemplo. Esto porque lo único que se ha hecho es disminuír las alícuotas marginales a partir de un nivel de precios determinado (US$ 600 para la soja), por lo que las retenciones siguen una trayectoria creciente hasta un máximo y luego decrecen. Sin embargo, el nivel de precios a partir del cual comienzan a caer dista mucho del actual, por lo que en lo inmediato no hay ningún cambio.

  6. Gracias a Poirot y Barroso por sus interesantes post. Por lo general uno encuentra interesante e inteligente a quien le da la razón. Lo cierto es que me coincidieron sus reflexiones. Barroso has dedicado un tiempo a comentar, gracias por eso. Es mi idea con este blog que todos puedan opinar y que se arme un debáte que siempre suma. Pensar suma. Escribir es un ejercicio que ayuda a pensar. Escribir y leer. Bien, escribí y leí. Leí a Delfina, y vea Delfina… creo que confundís algunas cosas que no deberías confundir porque vivís en el mismo país que yo. Porque estudiaste en el mismo país que yo. Porque conoces las mismas reglas que conozco yo. De todos modos, no para vos que se que lo sabés, sino para los que leen o sobreleen, si cabe la expresión, voy a aclarar obviedades. La Argentina tiene una Constitución Nacional, tiene Códigos que son leyes, por tanto tiene también leyes. Sin ir a detalles, la Constitución dice que el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes. Esto quiere decir, lisa y llanamente, que existe un gobierno que manda, que resuelve, y un pueblo que lo elige, claro, no hay monarquía, hay elecciones. Dice la Constitución Nacional que para el caso del presidente de la Nación, deberán hacerse cada cuatro años. Dice también que puede ser reelegido por solo un período. Con lo que, como dice tan didácticamente Barroso, lo que debe hacer quien esté en contra de lo que un gobierno resuelve es plantearlo, reclamar por lo que cree justo y finalmente, acatar. Acatar lo que resuelve el que manda, pues manda por mandato popular, es decir del pueblo. Para eso se vota.
    Cristina Fernández asumió hace hoy 6 meses. Si estás en desacuerdo con lo que hace, plantéalo en un partido político que te represente o formá uno nuevo. Presentate a elecciones y si ganás es porque el pueblo, único soberano de este país, resolvió que quiere cambiar las cosas. Así se resuelven las cosas en democracia.
    También estoy de acuerdo con Barroso en que las palabras tienen su peso, y la palabra Dictadura está reservada para lo peor de la historia de este país como para usarla cuando se está discutiendo una política económica sectorial.

  7. En esta cálida tardenoche de Madrid (donde estoy por unos días), previo a putear la falta de combustible por el paro, preferí discutir el tema con los argentinos, ya que este paro no creo que sea el mismo que el del campo. Me sobra un poco de tiempo, así que pasé a leer lo que se había agregado y me interesó entrar en esta disputa. Asique, permiso… Si bien no tengo el gusto de conocer ni a Poirot ni a Delfina, me los imagino por los datos que dan (para desenmascarar, Delfi). El primero, por el nombre (Hércules Poirot) me lo imagino de 47 para arriba. Estarán de acuerdo conmigo en que no es un personaje conocido en la actualidad, ni él ni Ágatha Christie (su creadora, Delfi). A vos, y permitime que te tutee, te imagino de entre 18 y 27 años. Por el nombre y por la forma de hablar (aunque el contenido parece de varios años más). Te imagino linda (todas las Delfinas que conozco son lindas) y rubia (era lo que se veía de las chicas que había en Rosario, a donde imagino habrás ido o te habría encantado ir). Sacadas las caretas (virtuales) a los dos les pido que no se ofendan si me equivoqué (típico que no te llamás Delfina ni sos mujer, jajaj). Decía que me meto en la disputa, porque de un tranquilo intercambio de ideas, que dejé en Buenos Aires, me encuentro un par de días después con una contestación, si no virulenta, por lo menos desmedida. No salgo en defensa de Poirot, que supongo se defenderá solo. Mi interés es ayudarte a vos, que se ve que estás haciendo tus primeras armas en esto del pensamiento pero que pese a tu buena intención, no sabes medir adecuadamente. Te lo digo porque veo que innesesariamente empezás tratando de desacreditar, a alguien que solo ha dado cifras, que deben ser confrontadas con cifras, no con desprecio. Yo no se como son los números del campo, pero por lo que llevo entendido, la diferencia que se discute en el tema de las retenciones contempla solo la ganancia extraordinaria, o sea, ya están contempladas las malas cosechas. Lo mismo te diría respecto de la forma sobradora con la que hablás del aumento de los insumos y de la inflación. Rubia, te puedo decir rubia? Yo no conozco los números del campo, pero si me dedico a los negocios y sé, que cada negocio que hago está afectado por las variaciones de los precios (eso no le pasa solo al campo). Yo no trabajo solo en la Argentina, por eso estoy ahora en Madrid. Trabajo con varios países. En muchos existe inflación, en algunos más grande y en otros más chica. Eso no impide el negocio. En cuanto a los insumos, la aplicación de mayores retenciones está relacionada con el aumento del precio, es decir que aumentan los insumos, pero también aumentan los ingresos. En todos los negocios (y el campo no es la excepción) el costo de los insumos es un porcentaje menor respecto del bruto, y la ganancia también se computa como un porcentaje de éste. El cálculo que hay que hacer para hablar en iguales términos, es cuanto aumentan los insumos y cuanto aumenta la ganancia. De acuerdo a lo que vos pones, los insumos aumentaron cerca del 200%, pero su incidencia dentro del bruto es cercana al 10%. Mientras tanto, el precio de la soja aumentó en bastante más que eso, lo que permite suponer un generoso aumento (bastante superior) en la ganancia. Te agrego que en todos los negocios, no sólo en el campo, terminada una temporada hay que reinvertir para la siguiente. Lo que yo no puedo explicarme, y ninguno de los que aparece me lo pudo aclarar, es cómo puede ser que la soja sea un boom mundial, con precios exhorbitantes, y los chacareros digan que ahora (que con las retenciones ganan más que en diciembre sin ellas), el negocio no les cierra. Yo me dedico a los negocios, y tan mal no me va. Me paso el día haciendo números para sacar diferencia hasta en medio punto. Pero en el caso del campo, por mucho que lo miro, no puedo entender cómo un muy buen negocio, como era la soja en diciembre (y lo sé porque estuve muy cerca de entrar), se convirtió en un mal negocio ahora cuando se gana más que antes. Te aclaro, Delfi, para tu carácter díscolo: no “supongo” (como le decís a Poirot) yo sólo analizo. Lo mandás a hablar de temas de los que conozca, y sin embargo, por lo que yo veo Poirot parece estar informado (da números en su contestación). Igual, te aclaro que el detective se dedicaba a investigar asesinatos, no ha descubrir robos de productores (si es que te referías a eso cuando le hablabas de la careta). También dejame decirte que tiene razón IGB, la redistribución de la riqueza no quiere decir que se saca del bolsillo de uno para poner en el de otro. Tampoco que sea por intermedio de gobernadores o dirigentes. La redistribución, no es en plata directa. No es en planes trabajar. La redistribución se hace a partir de la implementación de políticas de estado, de macroeconomía, que ayudan a que los que tienen menos ingresos puedan acceder a distintos servicios, alimentos, contención social, etcétera, a costos menores. Es una forma de que el estado intervenga en auxilio de los más pobres. También se puede hacer por medio de variaciones en los impuestos. En la Argentina, en este momento, se hace cobrando un impuesto a las exportaciones para abaratar el costo de los alimentos para los de menores ingresos. Vos podés no estar de acuerdo. Es más, yo creo que es lógico que no estés de acuerdo. Lo que tenés que pensar es que no es necesario que vos estés de acuerdo. Vos tenés una ideología política que no es coincidente con la de los que están ahora en el gobierno, asíque no esperes estar de acuerdo. Y lamento decirte que IGB tiene también razón, en que quien está en el gobierno manda. Manda como manda un Gerente en una compañía. Manda porque administra. Manda porque decide las políticas aplicables. Y sabés que? No lo hace porque se le cante, sino porque se la eligió para eso. Porque la mayor parte de los argenitnos, la votamos para que hiciera lo que está haciendo. Y ustedes, los que están en contra, no tienen que bajar la cabeza y obedecer. Tienen que organizarse y proponer alternativas políticas superadoras. Tienen que ganar las proximas elecciones y así imponer sus propias ideas. Eso se llama POLÍTICA. Y es sana. Pero se desarrolla en un sistema democrático, en el que todos elegimos y el que tiene la mayor cantidad de votos, manda. Y no te enojes, por favor, Delfi. Pero vos decís que porque mande te suena así como “dictador”. Dejame recordarte que la Argentina tiene una historia terrible en ese sentido. Nuestra democracia actual tiene casi tu edad (la que yo estimo que tendrás). Son apenas 25 años en 155 (hay que sumarle algunos más en otros períodos). Pero sabés porqué esos números? Porque tuvimos miles de dictaduras. Porque la última fue la peor de todas. Nos costó 30.000 desaparecidos. Y sabés que? El campo, ese que vos defendés tanto, SIEMPRE, fijate bien lo que te digo Delfi, SIEMPRE apoyó y solventó esas dictaduras. Así que por favor te pido, cambiá la palabra. No le llames dictadura a la democracia, porque aunque no te guste, a Cristina la votamos la mayoría de los argentinos. Y no te confundas, lo que fueron con vos a Rosario (si es que fuiste) no se dieron vuelta ahora. Ellos no la habían votado. Ni a Cristina ni a Néstor. Yo lamento que tengas miedo. Pero dejame decirte que ese campo al que acompañás, hace poco estaba de rodillas intentando que no se los remataran. Estaban endeudadísimos. Obviamente no es tu caso, pero deberías saber, que muchos de los que ahora protestan, hace apenas 6 años, estaban desesperados pidiendo que no los remataran. Y sabés que? No hicieron esta movida. No salieron a manifestarse. No dijeron nada. Y lo peor es que ahora, cuando gracias a Cristina y a Néstor, a quienes no votaron, están ganando como nunca en la historia, lo que les permitió salir de las deudas y llenarse de 4×4, arman este descontrol protestando contra el gobierno porque no quieren ganar un poco menos de lo mucho que ganan. Delfi, te imagino en misa los domingos. Vos no escuchás lo que leen? Te imaginás a Jesús dándose una vuelta por acá? Con las cosas que dice la Biblia, que te pensás que haría? Es cierto que nuestro país no es de 300 mil productores. Tampoco del gobierno, pero Delfi, el gobierno es el que lo representa. Igual que el Gerente de la Coca Cola no es la Coca Cola, pero es el que la representa. Vos hablás de los deseos inmediatos de la población. Dejame decirte que no hay deseo más inmediato que el hambre. Vos no lo conocés, Delfi, porque entre los que fueron a Rosario nadie tuvo nunca hambre. Yo tampoco, por suerte. Pero te propongo que hagamos un esfuerzo y tratemos de imaginarlo. Es dificil. Es inimaginable. Vos decís que se está perdiendo una oportunidad única, pero dejame preguntarte, quien la pierde? Vos lo dijiste, la Argentina es de los argentinos, que la oportunidad no sea solo para los 300 mil productores. Que sea para todos, Delfi, que sea para todos. Venimos de muchos años malos. Recién estamos saliendo del pozo, por eso no hay políticas a futuro, como pedís. Porque hasta ahora no podíamos pensar en el futuro porque primero estaba lo urgente. Recién ahora vamos a poder y sabés que? Va a ser gracias a Néstor, que cambió las cosas. Que cosa, no? Justo el que hace lo que vos querés, y vos no lo votás. Y te digo más, en lo que yo hago, recién desde fines del año pasado empezamos a tomar decisiones de mediano plazo. Y eso que somos muchos profesionales, pero hasta ahora no podíamos, porque teníamos que vivir el día a día. Ahora me siento con los gallegos, o con los franchutes, y puedo discutir decisiones de mediano plazo igual que ellos. Eso antes era imposible. Y en los negocios no sabés lo importante que es. No te enojes Delfi, pero cierro con esto. El paro de tantos días que celebrás, no es cierto. El campo no paró. El campo no tenía nada para parar. Lo que hicieron fue hacer parar a los demás. Porque el campo no respeta al otro. Impidieron la circulación por las rutas. Pero eso lo puede hacer el campo o cualquier otro gremio. Parar es parar. Parar representa un costo. El campo no ha tenido ninguno, más que el estar sentados en las rutas. Pero casualmente cuando tenían que trabajar (la cosecha de soja) decidieron unilateralmente levantar el paro, para asegurarse la cosecha. Claro, no comen vidrio. Terminada la cosecha volvieron a la ruta, total, que perdían?. Te cuento, Delfi, parar significa dejar de producir, no detener (camiones). Yo en tu lugar no estaría tan contento. Ba, no se, a mi no me alegraría saber que conseguí la unidad para desabastecer y hambrear a los demás como consecuencia de una extorsión. Pero que se yo, Delfi, por ahí estoy equivocado. Acá en Madrid ya es de noche, y está muy lindo aunque bajó la temperatura, la estación de servicio cerró por falta de combustible. Me voy para el hotel y te prometo Delfi, que voy a ir pensando si tus buenas intenciones servirán para que en unos años puedas explicarle a algún novato que lo verdaderamente importante somos todos, no algunos, y especialmente los que menos tienen.

  8. Delfina:
    1) Las retenciones (derechos de exportación) se calculan sobre la base de rendimientos promedio.
    2) La sequía o las inundaciones son riesgos que corre cualquier productor. El Estado no es el garante del éxito empresarial.
    3) El aumento de los agroquímicos, que en algunos casos como decis llegan al 200 % es, en promedio, del 80 % (puedo alcanzarte presupuestos actualizados) y su incidencia sobre el ingreso bruto es del 9%, o sea 80% de aumento sobre 9% de gastos de agroquímicos es 16,2%. La soja aumentó (con las nuevas retenciones descontadas) el 30% sobre el ingreso bruto. Por lo tanto:
    situación anterior 100-9=91
    situación actual 130-16,2=113,8
    4) Las ganancias extraordinarias son consecuencia de circunstancias ajenas al esfuerzo del productor (ingreso de China e India en el mercado, biocombustibles) y, en todos los paises del mundo, suelen gravarse con retenciones.
    5) Redistribuir quiere decir que paguen más los que más tienen para solucionar los problemas de los que nos quejamos a diario: salud, vivienda, infraestructura, educación, seguridad, empleo, etc.
    6) La careta de “Delfina” no muestra mayor identidad que el seudónimo Poirot.

  9. Poirot, visto y considerando que sabes sumar y restar, paso a comentarte algunos puntos. Desde ya te aclaro que voy a ser lo más didáctica posible, teniendo en cuenta tu C.I. que has demostrado en tu último comentario.
    1) No todos los lotes rinden lo mismo.
    2) Los lotes que históricamente pueden haber rendido 3,5 tn., este año rindieron un promedio de 2 tn. No te olvides, que no siempre llueve, o a veces llueve de mas, o a veces en el campo caen heladas etc. etc. etc.
    3) También pongo en tu conocimiento a modo de ejemplificación, que el costo de la tn. de fertilizante paso del año pasado a éste de U$S 350 a U$S 1100. Éste mismo porcentaje de aumento han superado, casi en su totalidad, todos los insumos. Te hago esta aclaración porque no es la última vez que hay que sembrar, este año hay que volver a hacerlo y gastar otra vez en todos los insumos.
    4) Es muy fácil sacar la cuenta “suponiendo” una renta extraordinaria, hay que tener en cuanta que la actividad sigue, y este año, como te dije anteriormente, hay que volver a producir pero con los nuevos valores.
    6) Visto y considerando que ya perdí demasiado tiempo en responderle a un personaje cuyo nombre, no es más que un seudónimo como todos los otros, (así está el país, lleno de caretas) te agradecería que de ahora en más te dediques a opinar sobre temas que conozcas, o que hagas como hacia el personaje de tu sobrenombre elegido…. investiga un poquito más….y no tires números supuestos al aire. Agradezco igualmente tu buena predisposición para entender mis humildes consejos.
    IGB, cuando decís que se juega con la idea de que lo que el Estado retiene por las exportaciones de granos de soja va para el bolsillo individual de otro ciudadano, creo que es así. El poder político y económico, concentrado en el Gobierno Nacional, recauda y distribuye sólo a sus fieles seguidores. Aquel eslabón de la cadena política que no sea generador de votos para el Gobierno no tendrá fondos para desarrollar obras y no podrá desarrollarse en el cargo por mucho tiempo. Lo que viene pasando los últimos 90 días entre el Gobierno y el campo refleja claramente esta realidad. Todos vimos con sorpresa cómo muchos de los gobernadores de pcias. Agrícolas por excelencia, se llamaban a silencio por mandato de la Casa Rosada. No creo en este gobierno, porque todas las veces que han tenido posibilidad de demostrarlo no lo han hecho. No estoy de acuerdo cuando decis que quien gobierna…… MANDA?????? Es como si en todos tus comentarios tu deber es hacernos creer en que ellos tienen el poder y nosotros debemos obedecer calladitos la boca. Aparte no te parece que decir “Quien ahora gobierna, manda. Y a quien no le guste, pues que a otro vote.” es un poco así como dictador??? No te parece???. No estoy en contra de este gobierno, si quiero que le vaya bien, porque así nos irá bien a todos, pero la macana es que no les creo, y no ceer es uno de los sentimientos mas horribles, la impotencia y el miedo que me da todos los días…. Miedo de no saber que va a pasar, impotencia de no poder hacer absolutamente nada, impotencia de que nadie se oiga…..y me parece que si está bien que se discuta la distribución del ingreso, porque se pueden hacer de otras maneras. No en forma tan corrupta ni clientelista. YO CLARO QUE ME SIENTO ARGENTINA, Y EL PAIS ES DE TODOS, NO DE LOS 300 MIL PRODUCTORES Y NO DEL GOBIERNO. Y eso del tiempo al tiempo, tampoco estoy de acuerdo, el campo, o mejor dicho la producción es víctima de la política del minuto, que es la única que conoce el Gobierno. No hay política exterior, hay control del INDEC. No hay exportación de carne, hay asadito. No hay energía, hay Chavismo. Por esta “política del minuto” y desaprovechando una oportunidad histórica, los productores de alimentos tendrán que satisfacer los deseos inmediatos de la población. El único minuto que importa es el actual. En la Argentina ya no hay calendario. El presente es el único tiempo de verbo que, en materia económica, se maneja en la Casa Rosada.
    Lo único que me pone contenta, que lo que sucede en estos últimos días muestra que hay esperanza. Si hay algo que debo, va que debemos agradecerle a la Sra. Presidenta, al ex ministro Lousteau y a todo su equipo, es que fueron ellos los que más han hecho para revertir la situación. Un paro histórico por su alcance y su duración, una serie y sólida unión en las cuatro entidades para negociar juntas, y en bloque, y la frutilla del postre: la ciudad apoyando al campo. Què ironía. Esto es algo que si no hubiera sido impulsado por el Gobierno habría tardado décadas en llegar. Como dice el refrán chino… “Para iniciar una larga caminata es necesario dar el primer paso”

  10. Si el productor de Delfina debe gastar en implantar, cosechar, pagar gastos de comercialización, etc sobre las 44 hectáreas que le debe ceder a la Presidenta Cristina, gastará, suponiendo un rendimiento de soja de 3,5 tn. por hectárea, $ 61.820 ($/ha. 712 por implantación + 693 por comercialización y cosecha, o sea $/ha. 1.405 que, en 44 has. son $ 61.820)
    En las otras 56 has. obtendrá 3,5 tn.x $1.607 (precio internacional de la soja) menos gastos de $ 1.405 = $/ha. 4.220. En sus 56 has. son $ 236.320. Restándoles los $ 61.820, queda ganando, libre de gastos, $ 174.500, o sea $/ha. 1.745. Está loco si cree que pierde.

  11. Diré que no me gustó el diálogo. Lo veo demasiado estereotipado. Me parece que el productor se queda sin argumentos demasiado rápidamente, y no creo que en la realidad sea así. Lo mismo diría respecto del diálogo con la Presidenta.
    Sin embargo, coincido en que estamos ante un planteo y una discusión totalmente políticas. Y eso, bienvenido sea. Está bueno que discutamos de política y dejemos de creer que es una mala palabra.
    Para eso, aquí mi aporte reducido a dos planteos:
    1) los argentinos ¿somos argentinos?. Veamos, ¿de quien es el país? ¿de los 44 millones de argentinos o de los 300 mil productores agropecuarios?
    2) siempre se dice que en este país, que tiene las bondades naturales que tiene, es imposible que alguien se muera de hambre. Sin embargo ocurre. ¿a que se debe? ¿tiene alguna relación el tema de que las fuentes de producción agroalimentaria están en manos de 300 mil y no de los 44 millones?
    Y dejaría una última de yapa para ver si hablamos de lo mismo. ¿tiene que haber en la Argentina una redistribución de la riqueza?

  12. Juanefe, Luchino y Delfina, interesantes reflexiones. Cada uno desde su lugar ha enriquecido una nota pasajera. Se les agradece. Sobre el dialogo entre la presidenta y el productor: Está muy bien levantado el guante por quien ve la misma escena justo desde el lado opuesto. Ahora bien, como autor del dialogo inicial y responsable de la opinión de todo este blog, me parece importante responder diciendo: equivoca conceptos sobre la propiedad de la tierra. En primer lugar se hace dialogar a quien está al frente de la administración del Estado con un productor, si bien es un dialogo posible, aunque de momento parece remoto, se juega con la idea de que lo que el Estado retiene por las exportaciones de granos de soja es para el bolsillo individual de otro ciudadano. Se plantea un problema entre pares, cuando en realidad hay un Estado que administra la riqueza y pobreza de este país. Jean-Jacques Rousseau dice en el Contrato Social: “Cada uno de nosotros pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, recibiendo a cada miembro como parte indivisible del todo”. El Contrato Social es un buen comienzo, ayuda a entender la necesidad de repartir tareas y cumplir con asignar y respetar roles. No me voy a poner a buscar en la literatura quienes defiendan lo que defiendo, ni pretendo hacer decir a un burgués lo que nunca hubiera dicho, no me saldría. Pero este es el país en el que vivimos. Quien ahora gobierna, manda. Y a quien no le guste, pues que a otro vote. Tiempo al tiempo. Igual celebro la participación masiva en política!!! Seamos todos pensadores políticos, a favor o en contra, pero seamos!!! Solo así crecerá la democracia, aun muy joven, de este país.

  13. Que fea y típica actitud de Luchinop. Lo de siempre de la clase media. Yo quiero lo mío. No se metan con lo mío. No me vengan con planteos políticos (esa cosa tan sucia). Yo soy un ser pensante e inteligente, que no entiendo por qué el campo dice lo que dice, pero opino, y tampoco entiendo por qué el gobierno dice lo que dice, pero también estoy en contra, porque lo que sé es que me están afectando la vida diaria y a mi, lo que me interesa es estar calentito y sin problemas. Que no me afecten el cine, las vacaciones, los libros y la seguridad. Ah, y por favor no me hablen de política!!! que esa es la ciencia de los ladrones…

  14. Para los que tienen alguna duda de como es la cuenta.
    Diálogo entre un Productor de 100 has, y la Sra. Presidenta:

    Productor: Sra. Presidenta, le cedo 44 has. de mi campo para que Ud. se cobre las retenciones.

    Sra. Presidenta: Bueno, muy amable, pero me las tiene que sembrar Ud. con sus herramientas, su personal y su gasoil, todo a su cargo.

    Productor: ¿Ah, sí? buen déle. Vaya mandándome la semilla, los herbicidas, los fertilizantes, los humectantes, los insecticidas, los cura semillas, etc.

    Sra. Presidenta: No, no, no, Ud. tiene que poner y pagar todo eso.

    Productor: ¿Ah sí? no me suena bien, pero está bien.

    Seis meses después:

    Productor: Sra. Presidenta, está su soja para cosechar, mande la cosechadora

    Sra. Presidenta: De ninguna manera, me la tiene que cosechar Ud. con su cosechadora, su tractor, su tolva, su personal y su gasoil, todo a su cargo.

    Productor: ¿No se está abusando Sra. Presidenta?

    Sra. Presidenta: No, haga lo que yo le digo y listo.

    Productor: Bueno, mande los camiones.

    Sra. Presidenta: Error, los camiones los pone Ud., y los paga Ud.

    Productor: Espere un momento, a mi me parece…

    Sra. Presidenta: No, no… Ud. no piense. Haga lo que yo le digo.

    Productor: ¿Y a donde y a nombre de quien van los camiones?

    Sra. Presidenta: A exportación y a nombre suyo, que después yo los cobro libre de gastos.

    Productor: ¿Ah sí?, y yo pago las comisiones, las deducciones, las retenciones, los IVA, el impuesto a la ganancia, ingresos brutos, etc., también?

    Sra. Presidenta: Así es, yo cobro las retenciones sin ningún gasto de mi parte y con todos los gastos, de principio a fin a cargo suyo, Sr. Productor.

    Tiene razón Aníbal Fernández, los productores estamos locos!!!!!

    ¡¡¡¡¡ SI ACEPTAMOS ESTA BARBARIDAD, SÍ!!!!!!

  15. Para seguir la linea de Juaenfe. Parece que finalmente hay un conflicto de interés real, retenciones (todavía esperamos escuchar el fin utilitario concreto) vs. campo (todavía estamos esperando escuchar algo coherente además de “es mi producción”). Y es un tipo de conflicto que, por lo poco que sé de historia, la retórica y poética peronista no logra destrabar. La amplia cintura peronista parece formar un par de glúteos que calienta a los gorilas, y que en este caso se ha reducido a un entallado y largo balbuceo, que solo parece exitar a la incomprensión.
    A quien quiera que esté en la cocina, por favor, necesitamos que saquen este conflicto con fritas. Soy clase media. Necesito mi estabilidad en los precios de las entradas de cine, libros, supermercado y la seguridad de unas buenas vacaciones.

  16. IGB con este diálogo estamos a punto de develar la falsa conciencia, y enterarnos, todos y de una buena, béndia, hermosa, vez, que esta poe´tica existe desde hace tiempo. Reemplacen PA por cualquier otra configuración de poder hegemónico en argentina, luego C por una posición tibia de poder, casi nula. Y la secuencia o la realidad desventajosa se vuelve una ecuación recurrente.

    POr estos últimos días, y en la recurrente pesadilla de la tapa de los grandes medios de comunicación, pareciera entenderse una cosa, que la militancia piquetera dejó de ser una metáfora o un relato que explica ciertas formas desgraciadas de un sistema, y se ha constituido como una poética. COn una carga emocional, con sus propias metáforas y significancias, con sus sistemas de signos, y sus prolijas figuras verbales. Y esta poética argentinsima, casi al grito del próximo relato fundacional, es el río que nos atraviesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s