Qué más da!

Finalmente las elecciones primarias del partido demócrata terminaron. En una espera similar a la del conflicto con el sector agropecuario argentino, el mundo entero dejó de leer en sus diarios lo que iba ocurriendo en los más de 50 distritos electorales de Estados Unidos. Quedará en la sección internacionales mucho espacio vació y mucha tinta en stock a partir de ahora.

Barack Obama será candidato a la presidencia por el partido Demócrata. La ex primera dama, Hillary Clinton se quedó a un costado y muchos la postulan como la candidata a la vicepresidencia. En Estados Unidos, con más de 230 años de democracia, se elige solo al candidato a la presidencia, y este elige después a su vicepresidente.

Poco cambia en los efectos a los países del resto del mundo quien sea elegido en United States of America. Matices diferencian al partido Demócrata del Republicano. Sin embargo tendemos a creer, o tiendo a creer, que el hostigamiento será más leve, tal vez menos malo, en un caso que en otro.

Las políticas inmigratorias de Estados Unidos están dadas no por el partido gobernante, sino por los intereses de Estados Unidos. La política económica de Estados Unidos está dada no por el partido gobernante, sino por los intereses de Estados Unidos. La política de defensa, de salud, exterior, etcétera. Siempre el que gobierna lo hace defendiendo los intereses de Estados Unidos, nunca pensando en buenos y malos.

Para adentro, su política interna, los problemas que las clases bajas tienen, tiendo a creer que el partido Demócrata es más benévolo que el Republicano, pero solo lo digo por la composición del votante de cada partido.

En Sudamérica miramos lo que ocurre en el país del norte con preocupación. Salvo casos aislados como Colombia o Chile, Sudamérica no tiene éxito ni con Republicanos ni con Demócratas.

Se parece bastante al interrogatorio: el policía bueno y el malo. Nada cambia. Solo perdemos.

Ahora bien, dicho esto uno puede elegir al policía bueno e incluso querer que sea una mujer la que cumpla ese rol, que tenga minifalda y un rico perfume, que nos hable al oído y nos invite con un trago al finalizar el interrogatorio, aunque todo sea mentira, es mejor.

Yo voto, si me lo hubieran preguntado, por los Demócratas. Como demócrata, por Obama. Si bien estaba interesante votar entre una mujer y un negro, por la condición de minoría (mujeres en la presidencia de Estados Unidos no hubo nunca y negros menos), me inclino más por el muchacho de Illinois. Esto es más arbitrario, sobre todo teniendo en cuenta que estuve una sola vez en mi vida en Estados Unidos, por un lado, y porque no tengo idea de los problemas y las soluciones que se plantean. Tal vez mi preferencia por Obama sea atribuible al mal recuerdo que los argentinos tenemos de la Dama de Hierro como primera ministra de Inglaterra e imaginar a una mujer al frente de la principal potencia da como que mejor que no. Tal vez sea menor lo que me hubiera inclinado a votar por Obama. Pero, qué más da!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s