Reasignando tiempos

Hay momentos para todo.

Momentos para tomar medidas. Para cuestionarlas. Para quejarse. Para reclamar. Para hacer paro. Para insistir. Para hacer demostraciones de fuerza. Para contrarrestar. Para contestar. Para preguntar. Para recontestar. Para criticar. Para volver a criticar. Para atacar. Para contraatacar. Podemos debatir horas sobre cuanto dura cada momento. Seguramente tengamos que tener en cuenta el alcance de las medidas para asignar tiempos al resto. Si la medida fuera que los domingos los partidos de fútbol se juegan todos al mismo tiempo y a las 14 horas se asignarán unos tiempos y si fuera que los jubilados cobrarán del 10 al 15 de cada mes, se asignarán otros. Lo cierto es que los argentinos estamos hace 100 días reasignando tiempos.

Solo para analizar las últimas 48 horas me parece que tenemos que tener en cuenta que la noche del lunes, feriado, vimos por televisión una importante manifestación de la sociedad en las calles. Se mezclaban sus intenciones. Diría que la gran mayoría no tenía puta idea porque estaba reclamando, o en esa gran mayoría había tantos reclamos como personas, lo cual es parecido. Que un sector pedía por el dialogo entre el gobierno y el campo, sin estar de acuerdo total con ninguno de los dos. Otro sector trataba de imponer que la gente pidiera volver al 11 de marzo (lo que si fuera un pedido literal no tendría un solo adepto) y un grupo no menor estaba con la clara intención de voltear al gobierno, de hacer un claro golpe institucional. Claro que ante la pregunta: para que venga quién? no se encontraban respuestas, pero eso no les importa, lo que les importa es que “estos” no estén más.

Un paréntesis para que analicemos un poco más esta última afirmación. Este gobierno, con sus pros y contras, ha hecho un claro avance en la política de derechos humanos. Ha solicitado la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Ha trabajado activamente en la reivindicación de los caídos y de los desaparecidos durante la última dictadura. Ha increpado públicamente a jueces “lentos” en estas causas. Este gobierno ha dado algunas señales simbólicas pero necesarias a las Fuerzas Armadas y a la sociedad (la ESMA como Museo de la Memoria, descolgar el cuadro de Jorge Rafael Videla del Colegio Militar de la Nación, invitar a un acto en Campo de Mayo y sentarla en primera fila a Hebe de Bonafini, etcétera). Este gobierno apoya abiertamente el juicio a los represores. Contra este gobierno está la mujer del militar retirado Pando. Contra este gobierno están quienes hablan de que “en Argentina hubo una guerra”. Contra este gobierno están quienes solicitan “derechos humanos para todos”. No es disparatado pensar, que quienes están ahora con los huevos en la garganta por haber sido parte, activa o pasiva, de la última dictadura, quienes tienen un familiar cercano en esa posición o quienes conocen y respetan a quien está en esa posición, quieran cambiar de gobierno y por supuesto que un reclamo como el del campo lleva agua para esa causa. No es disparatado pensarlo.

A dos d�as de ganar las elecciones con el 45% de los votos.

Decía yo que tiempos hay para todo y creo que también para escribir sobre este tema. Pero voy a hacer un último comentario. El lunes, decía, se expresaron con un carelolazo, bocinazo, tractorazo y todos los azo que quieras. El miércoles otros se expresaron con un actazo. ¿Qué pasó el martes?

El martes el Poder Ejecutivo resolvió dar intervención al Poder Legislativo en un tema que considera propio y antes de un dictamen del Poder Judicial. Propio por la interpretación que hace de una ley vigente, el Código Aduanero. El martes el Poder Ejecutivo, o la Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, si a ese nombre le tienen más respeto, resolvió mandar al Congreso un proyecto de ley que ratificara o anulara la Resolución 125 del Ministerio de Economía y sus modificatorias.

El martes todo cambió. El martes, después de 100 días de disparates, pasó a ser decisión de los representantes de las provincias y de los representantes del pueblo, la aplicabilidad de la resolución que desató el conflicto. Si bien la presidenta es la representante del pueblo para administrar el país y la Cámara de Diputados es la representante del pueblo en materia legislativa, esta última tiene la ventaja de que la integran representantes de todas las agrupaciones políticas. Es ahora el Poder Legislativo el que deberá debatir el asunto. Es esto lo que reclamaban las cámaras que representan a los empresarios agropecuarios cuando empezaron a reclamar. Será consecuencia de esto una ley sobre el tema. Qué dirá, cuándo saldrá, cómo se tratará? Son preguntas que contestará el tiempo.

Esto es, concretamente, lo que sucedió durante las últimas 48 horas. Ante la sorpresa de todos, los representantes del sector agropecuario pasaron a cuarto intermedio hasta hoy a las 15 para dar a conocer al país cuál iba a ser el futuro. Y la conclusión a la que llegaron: se deberá prorrogar el paro hasta el sábado a las 0 horas. El sector sigue reasignando tiempos. El país que reviente, total, a río revuelto ganancia de pescadores, dicen. Hace falta que les cuente quién tiene las cañas en este país?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s