Respeto. Por Fatiga*

Emulando a Grondona, sólo con el fin de satisfacer a la fiera, diré que la palabra RESPETO, tiene su origen en el latín, en la palabra respectus, cuyo significado es: atención. Chequeando en el diccionario -para el caso la Enciclopedia Clarín, que era la que tenía más a mano-, descubro que su primera acepción es: “Acatamiento que se hace a alguien”.
Y no deja de ser curioso, que la Mesa de Enlace reclamara de la Presidenta de la Nación, precisamente respeto, cuando han hecho el paro más grande que recuerde el país, que ya lleva 100 días, dentro del cual no trepidaron en desabastecer a las principales ciudades y en impedir el libre tránsito por las rutas (ya que en los propios campos nunca se interrumpió la normal labor para esta época del año) y todo por NO ACATAR la decisión tomada por el gobierno nacional.
Éstos señores, por decirles de alguna manera, que tampoco tienen el debido respeto a la autoridad -y no ya refiriéndome a la definición de la Enciclopedia, sino a la acepción de uso más común, relacionada con la “debida consideración que se guarda con relación a otro”-, piden de la Presidenta -y por su intermedio del país- el respeto que ellos mismos no guardan por la autoridad que el país tiene y que libre y democráticamente ha elegida hace apenas 8 meses.
No se cansan de negarlo, pero no cesan las declamaciones diciendo que esto se arregla (entendiendo por arreglo el hacer lo que el campo dice) o la Presidenta se tendrá que ir. Ya circulan interminables cadenas de mails pidiendo a la gente que presione a los legisladores (cuyas direcciones, teléfonos y mails se acompañan) para que VOTEN DE ACUERDO CON EL CAMPO Y REPRESENTEN ASÍ A SU GENTE Y NO AL GOBIERNO, en una actitud claramente amenazadora que se emparenta decididamente con las una vez más infortunadas declaraciones del Hood Robin Gualeguaychuense (si es que se denomina así) que enérgicamente sostiene que “los hombres de campo le van a enseñar a legislar a los legisladores” (sic de Clarín de hoy 19/6/08).
Párrafo aparte merece la forma en la que el diario La Nación resume las noticias de lo ocurrido ayer en el acto: “En nombre de la ley, despejen las rutas” (título principal) y “Nadie hizo tanto por dividir al país” (artículo, lamentable por cierto, de su principal analista político).
Por algún código oculto, así como el corte de ruta y el desabastecimiento que hacen estos ¿señores? no debe ser considerado delito, tampoco deben considerarse como tales, las amenazas, intimidaciones y falta de respeto (a los poderes públicos representantes de la Nación) que ellos mismos hacen. En ese mismo código debe figurar la diferencia notable existente entre los símbolos patrios reflejos (el himno, la bandera, la escarapela), con los símbolos patrios representativos (el Presidente, los Legisladores y los Jueces) cuya importancia debería ser idéntica, porque todos son la expresión simbólica y corporizada del país, más allá de la eventual ideología que tengan quienes momentáneamente los detenten.
Voy a cerrar este artículo con la cuarta acepción que la Enciclopedia Clarín da a la palabra RESPETO: “miedo, recelo, aprensión hacia algo o alguien”. ¿Será ésta última definición la que explica lo que la Mesa de Enlace le reclama a la Presidenta?

* Fatiga es el nick de uno de los lectores de este blog. Mandó estas líneas como comentario, aunque dejó la puerta abierta para que yo lo pusiera donde mejor quedara. Leído, me pareció una reflaxión como para que tuviera espacio propio. El título es un agregado mio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s