Dudas que poco importan

Es difícil saber qué significa encontrarse con la madre a la que no se la ve desde hace 6 años y medio. La vieron por última vez cuando eran solo dos niños. Nunca más tuvieron la certeza de volver a verla.

Ella estaba en plena carrera por la presidencia de su país. Toda la vida se había dedicado a la política y su exposición pública era total.

Un día entró la tía y les contó que su madre había sido secuestrada por las FARC. No se sabía bien su significado. Solo que su madre estaba en medio de la selva. Los diarios lo publicaban en la tapa y por televisión no se hablaba de otra cosa. Ingrid Betancourt, la candidata a la presidencia, en plena campaña había sido secuestrada.

El pedido de su liberación empezaba con timidez. Aun no se sabía si la liberarían luego de las elecciones. Si era solo un susto o demostración de poder por parte de las FARC, que duraría solo unos días. Aun no se sabía el significado de lo que estaba empezando. Era febrero de 2002.

Seis años después, presidentes de toda Latinoamérica reclamaban la inmediata liberación de Ingrid Betancourt y los demás secuestrados. Empezaban negociaciones. La actividad de las FARC era cuestionada en el mundo entero. Una primera aproximación a una liberación pacífica fue la libertad de su compañera de fórmula junto a otros líderes políticos.

Se conocieron videos sobre su crítico estado de salud. Y detengámonos sobre este punto. Melanie y Lorenzo, sus hijos, que vivían con su padre en Paris se enteraron de que estaba con vida, al mismo tiempo que esa vida tenía los días contados. Su madre secuestrada corría peligro de muerte. La campaña por la inmediata liberación se intensificó. En todo el mundo se levantaron voces que pedían, por razones humanitarias, que se la dejara en libertad para que pudiera recibir asistencia médica.

Las FARC empezaban a perder fuerza. Su negativa estratégica a la liberación estaba teniendo un costo alto. Los presidentes de Venezuela y Ecuador hacían gestiones públicas y privadas por la causa “libertad”. Presidentes de la región reclamaban a las FARC que depusiera su reclamo y liberara a los secuestrados. Las posibles alianzas ideológicas corrían riesgos. Cada vez más solos.

Estados Unidos metía sus narices en el conflicto. Las Fuerzas Armadas colombianas planearon y ejecutaron un operativo en la selva donde está la frontera con Ecuador. Planearon en silencio. Una mañana el presidente de Ecuador, Rafael Correa, recibió una llamada urgente de su par colombiano, Álvaro Uribe: habían asesinado al número dos de las FARC, Raúl Reyes.

Ese operativo derivó en el peor conflicto diplomático regional desde la guerra entre Ecuador y Perú. Ese operativo fue la cuña que el gobierno de George W. Bush ponía en el centro de las relaciones latinoamericanas. Las tropas colombianas habían invadido y bombardeado territorio ecuatoriano.

El conjunto de presidentes de la región pudo resolver pacíficamente el diferendo diplomático. Venezuela, Ecuador y Colombia estaban al borde de una guerra cuando los presidentes latinoamericanos en pleno y el trabajo de las representaciones diplomáticas de México, Argentina y el anfitrión, República Dominicana, lograron el abrazo de Chávez y Uribe y el frio apretón de manos de este último con Correa. América resolvía su conflicto diplomáticamente.

El secuestro de Ingrid Betancourt era ya tema mundial. En todas las ciudades del planeta se hacían marchas por su liberación con vida. Un gran cartel en Paris contaba sus días de secuestro. Nadie estaba ajeno a lo que pasaba.

Poco tiempo después se supo que Manuel “Tirofijo” Marulanda había muerto. El debilitamiento que tenían los secuestradores y la urgencia por darle atención médica a la secuestrada más famosa marcaban casi con obligación la necesidad de intervenir y hacerlo rápido.

En absoluto silencio, pero con total seguridad de éxito, el ejército colombiano liberó a Ingrid Betancourt, tres militares norteamericanos y más militares colombianos. El operativo silencioso y sin violencia no podía fallar. Álvaro Uribe no podía correr riesgos: el operativo debía ser un éxito. El candidato a la presidencia por el partido Republicano, John McCain, estaba de visita, el gobierno del presidente colombiano se someterá a una consulta popular en breve, el presidente de Francia y Latinoamérica toda, pero especialmente, Hugo Chávez, serían muy duros con Uribe si algo salía mal. Su carrera política estaba en juego. El futuro de Colombia, el futuro del poder de Estados Unidos sobre la región, y como consecuencia, el poder que podría cosechar Chávez eran las variables a tener en cuenta. Sin embargo, Uribe no midió consecuencias y después de esperar 6 años y medio, puso todo en riesgo por liberar a Betancourt. Cuesta creer que la tecnología, la táctica y la estrategia de las fuerzas de seguridad de Estados Unidos no tuvieron que ver con esto.

Lo cierto es que hoy un avión del gobierno de Francia aterrizó en Bogotá. Hoy la prensa internacional puso en sus pantallas una imagen que se repetirá hasta el cansancio. Hoy, los dos hijos de Ingrid Betancourt volvieron a abrazar a su madre. La pregunta de los cronistas era: ¿qué se siente poder volver a verla y abrazarla? La respuesta es absolutamente imposible de verbalizar.

Queda para los días que vienen analizar el cómo, el por qué, el dónde y el cuándo. Llegarán las aclaraciones y explicaciones. Nobleza obliga, felicitaciones a quienes lo hicieron.

Conoceremos los costos. Pero recuperar a tu madre secuestrada durante 6 años y medio, no tiene precio.

3 comentarios en “Dudas que poco importan

  1. Yclota, importan y mucho. Hice solo una mirada desde los hijos y un planteo que quedó inocente a esta altura sobre las dudas que el rescate generó en todos.

  2. Me alegro que hayan liberado a Ingrid, por sus hijos y sus afectos. Espero que esto no sea una liberación por haberse tratado de un caso mediático a nivel mundial. Aspiro a que el Presidente Uribe logre más liberaciones

  3. No estoy de acuerdo con que poco importan. El costo puede ser muy alto. Por sus hijos me alegro. Pero vos les crees? El video de su cautiverio la mostraba flaca y moribunda. Y ahora se la ve bien. NO LES CREO NADA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s