Con escribanías así…

El Poder Ejecutivo envió un proyecto de ley al Congreso, se dijo como verdad absoluta que se trataría a libro cerrado. No fue así.

El Poder Ejecutivo envió un proyecto de ley al Congreso, se dijo como verdad absoluta que no se le harían modificaciones. No fue así.

El Poder Ejecutivo envió un proyecto de ley al Congreso, se dijo como verdad absoluta que este funcionaría como una simple escribanía. No fue así.

El proyecto entró por mesa de entradas a la Cámara de Diputados. Se abrió un debate punto por punto. Se escuchó a todos y cada uno de los sectores. Se modificó en gran parte el proyecto del Ejecutivo. Finalmente se trató en el recinto y fue aprobado.

Llegó al Senado y se abrió el debate punto por punto. Se escuchó a todos y cada uno de los sectores. Finalmente se trató en el recinto. Hubo empate. Dice la Constitución Nacional que en caso de empate votará el vicepresidente de la Nación. Votó.

No solo se debatió, se modificó, sino que se rechazó la propuesta enviada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lejos de una escribanía automática, muy lejos.

Cuando la votación era ajustada y su resultado desconocido, ante la posibilidad de derrota se deslizó una denuncia sobre compra de voluntades. ¿Dirán ahora que las Cámaras Empresarias del Agro compraron votos?

¿Qué pasó con la bajada de línea y la presión que el gobierno ejerce sobre los legisladores? ¿Se podrá decir que fue una vergüenza la presión ejercida por las entidades del agro?

Los días que siguen serán de vital importancia para este plan económico. El senador Morales de la UCR dijo que el modelo económico no da para más. Que desde 2006 que no da para más. ¿Van los de la oposición por todo ahora? ¿Aprovecharán este envión?

El único que manda en democracia es el pueblo. Hace menos de un año los argentinos resolvieron que Cristina Fernández de Kirchner continuara con el modelo económico que llevaba adelante el entonces presidente Néstor Kirchner. Sin embargo para el democrático senador Morales el modelo está terminado.

Las leyes de la democracia. Ante el empate en el Senado, el vicepresidente de la República es quien resuelve.

¿Qué debe poner en cada plato de la balanza para resolver? Para votar por el “No”, como hizo, sus convicciones personales, partidarias, ideológicas. Para votar por el “Si”, la responsabilidad institucional que tiene, el voto de la mayoría en la Cámara de Origen, la posibilidad de un debate en el voto en particular.

Julio Cobos pasó a la presidenta su primera factura. El costo lo veremos en los días que siguen.

Quiénes ganan y quiénes pierden con el voto de Julio Cleto Cobos y los 36 senadores contrarios al gobierno.

Ganamos todos porque aprendemos sobre democracia, sobre la Constitución, porque nos interesamos por lo que pasó, pasa y pasará en el país, porque vivimos la política, debatimos sobre política, porque nos damos cuenta de la importancia de la existencia de un Congreso, aunque algunos ruralistas dijeran en el mientras tanto y atajando el resultado contrario que debería cerrarse. Ganamos todos porque la joven Argentina aprende más sobre las instituciones que la administran.

Ganan ante todo los grandes grupos económicos que explotan cientos de miles de hectáreas: Soros, Elsztain, Grobocopatel, los grupos empresarios como Cresud y Monsanto. Si la ley se aprobaba el Estado Nacional les hubiera retenido un 46% sobre las exportaciones de soja aproximadamente.

Ganan los productores agropecuarios grandes, con capitales superiores a los 10 millones de dólares.

Pierden los pequeños. Notoriamente pierden. Se hubiera aplicado una retención final del 30% y se les aplicará una del 35%.

Pierde el país.

Pierde porque recibirá menos de ingresos aplicables a las construcciones que viene realizando: vivienda, escuelas, hospitales, caminos. Pierde el pueblo, porque tal como solicitaban los productores de alimentos de la Argentina, recibirán más por sus productos (Ejemplo: un kilo de lomo $80, un litro de leche $5, un kilo de pan $10). Lo que significa un inmediato aumento de los alimentos. Pierden los pobres que gastan el 90% de sus ingresos en alimentos.

Quién gana y quién pierde. Está claro que ganó la Sociedad Rural Argentina. Está claro que ganaron los Luis Barrionuevo, Carlos Menem, Lilita Carrió, Ricardo López Murphy, Cecilia Pando, Eduardo Buzzi, los hermanos Rodríguez Saa. Está claro quien ganó. Ahora, ¿quién perdió? Perdió el gobierno, perdió la redistribución del ingreso, perdió la posibilidad de transformar este país. Perdimos todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s