Abrazo partido

Los días pasan. En 7 serán 8 meses. Ocho meses de gobierno y desgobierno. De elogios y críticas. Meses agitados. Tal vez los primeros ocho meses más agitados de la historia.

Por lo general, salvo destacadísimos ejemplos, se da a los presidentes un espacio de trabajo y presentación en sociedad de su gobierno. Algo así como los primeros rounds en una pelea de box. La oposición se acomoda en sus lugares. Los ministros decoran despachos y leen expedientes para entrar en tema. Legisladores aprenden internos de despachos amigos. La prensa comenta nombres y litros de tinta se van en perfiles e ideas.

Los primeros meses de cualquier gobierno tienen la ventaja de los votos. Nadie levanta la voz a quien fue electo. Es el respeto que merece el pueblo. Ese respeto que se tiene por las mayorías.

Los primeros ocho meses de Cristina Fernández de Kirchner fueron movidos. La razón es que solo utilizó el primer round para ver donde estaban las luces y como estaba parado el contrincante. Midió la relación de fuerzas y pegó fuerte. Una trompada levantó a la platea. Los de la primera fila recibieron la transpiración del golpe. Algunos exageraron y hablaron de sangre en la camisa. Las populares gritaron. Ellos veían, aunque desde lejos, que se les presentaba una pelea interesante. El que había subido al ring estaba dispuesto a pegar fuerte y a no perder tiempo.

No dejó espacio para los comentaristas profesionales. No los dejó pensar ni buscar puntos débiles. Simplemente esperó que sonara la campana para plantear su pelea.

“Algunos no entendieron lo que dijimos durante la campaña”. Un once de marzo, cuando aún estaba promediando el primer round y solo se medían fuerzas y distancias, se tiró el primer golpe.

Año tras año los argentinos un sábado de las vacaciones de invierno vemos como desfilan los grandes campeones del país ganadero, vemos los avances de la tecnología aplicados al país que supo ser granero del mundo, año tras año escuchamos los elogios o las críticas de un sector que fiel a su estilo cotidiano crítica como el patrón que fue, es y será por ser dueño real de las extensiones que sumadas hacen al país.

La inauguración oficial de la Exposición Rural de Palermo es el acontecimiento político del invierno. La tradición fue que se lo recibiera al presidente, que este entrara como a rendir sus cuentas. Como en la arena romana, las tribunas salvaban su vida o lo condenaban a muerte. Esas tribunas mandaban.

Este es un año especial. Aunque se acostumbraron a no ser mirados por los gobiernos democráticos como la mesa examinadora a la que no se puede faltar, aun pretenden conservar su poder por sobre el resto.

Este año el sector había logrado, gracias a la inoperancia del gobierno, unirse detrás de un objetivo. Las tarjetas del jurado solo se conocen en las urnas, pero los comentaristas dan su veredicto e inclinan la balanza. Las apuestas en juego son fuertes y los intereses en cada golpe aun más. El presidente de la Sociedad Rural y dueño de casa en el más amplio sentido de la expresión, Luciano Miguens, abrazando al dirigente de la Federación Agraria Argentina, Alfredo de Angeli es una imagen que ahorra varios párrafos. Esa imagen que provocó más de un susto en paisanos distraídos fue aplaudida por las exclusivas tribunas de Palermo. El abrazo del oso, la palmeada del patrón, el “gracias totales” de Cerati.

La “inauguración” tenía que ser un brindis en casa y entre ellos. Pero Luciano sabía bien que tenía que invitarlo: “Salude, mijo” dicen que le dijo.

Anuncios

Un comentario en “Abrazo partido

  1. Es clarisimo, que, al fin de cuentas fue eso, arreglar cuentas, y cerrar numeros, una gran batalla por un porcentaje de la economia, y que, se confundio en la vision popular una duda sobre quien era politicamente correcto, quien no… asi fue, politicamente, creo que finalizado el conflicto las ganancias y perdidas no eran en numeros de finanzas, sino en numeros de imagen positiva, apertura en el ambito y enlaze con quienes se quisieron meter para un bando u otro, o a quienes se invito a involucrar, muchas veces en provecho de la confundida y dudosa vision de los populares…
    Yo miro la imagen y dudo del sentido del abrazo, legitimo reclamo o que?…solo solia pasarme con una fotografia de politicos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s