Simplemente no les creo

Todo gobierno de casi todos los países del mundo enfrenta sospechas de corrupción, muchas veces es culpable.

Sin embargo, hay que marcar las diferencias entre la corrupción estructural y funcionarios corruptos, sean de alto o bajo rango. Hecha esta diferencia, en todos los gobiernos hay corruptos: por ser parte de la corrupción estructural o por interés personal.

Es muy raro encontrar corrupción estructural con fallas elementales y, muy común encontrar fallas elementales en la corrupción individual.

Cuando se descubrió que Guido Antonini Wilson traía un maletín con casi 800 mil dólares como aporte de Hugo Chávez a la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, creí que todo estaba perdido. No solamente por la mancha a la supuesta honestidad del entonces presidente de la Nación argentina, a la de quien se postulaba para reemplazarlo y, como frutilla del postre, la del presidente venezolano.

Los días siguientes fueron protagonistas los que conocían en detalle cada paso de Wilson en Buenos Aires, la cantidad de veces que había viajado que, claro, era muy superior a las veces registradas en Migraciones, la cantidad de valijas con dólares que llegaban todas las semanas para la campaña de la primera dama, etcétera. Nunca faltan los que por poco viajaban en el avión y conocen los detalles como nadie.

Lo cierto es que nos enteramos de que este empresario de origen venezolano tenía contactos a través de un hijo de un funcionario de una empresa estatal venezolana que hacía negocios con las empresas argentinas, y subió al avión como favor entre los funcionarios de ambos países.

El avión venía en vuelo privado contratado por el gobierno argentino trayendo a un secretario de Estado del Ministerio de Infraestructura y Vivienda con demás funcionarios de la cartera y de la empresa de energía estatal ENARSA.

Al llegar al Aeroparque metropolitano descendieron por Dársena Sur (es una zona del aeropuerto para vuelos privados u oficiales). El control de Migraciones debe hacerse igual y hay un empleado para sellar los papeles y cumplir con las formalidades de la manera más rápida posible y que menos moleste a los pasajeros VIP que cuentan con ese sector privado del Aeroparque.

Dos empleados de la Policía de Seguridad Aeronáutica que dependía entonces del Ministerio de Interior, solicitaron esa madrugada que Wilson abriera su valija y lo detuvieron por intentar ingresar al país con los casi 800 mil dólares en efectivo sin declararlos previamente. Los funcionarios del Ministerio ya se habían retirado. Los autos oficiales y las custodias reglamentarias habían dejado que el empresario, que a último momento había subido al avión, rindiera sus cuentas a los empleados estatales allí apostados.

___

Burdo, torpe, ¿intencionado tal vez?

Supongamos que el gobierno de Venezuela que preside Hugo Chávez tuviera intereses puestos en la continuidad del proyecto de los Kirchner en Argentina y por ello resolviera enviar dinero para la campaña. Al ser ambos países soberanos este dinero no podría ser registrado. Supongan ustedes ahora que Antonini Wilson, que reside en Miami, está totalmente a favor del gobierno de Chávez e involucrarlo en la maniobra no traería problemas futuros.

Chávez le dijo a Cristina que enviaría como aporte para su campaña casi 800 mil dólares con un empresario en el que se podía confiar, aunque no lo suficiente como para subirlo al avión presidencial. Chavez prefería que el dinero lo llevara Wilson y que llegara a Buenos Aires 4 días antes que él. Funcionarios del gobierno argentino tenían un vuelo previsto cuatro días antes y con todo gusto se ocuparían de llevar al enviado del presidente. Rápidamente tenemos que suponer que los funcionarios argentinos no tenían idea de quién era ni por qué debía viajar con ellos, de lo contrario no se entiende como no recibieron la valija en Caracas directamente o por qué abandonaron a Wilson en el Aeroparque.

Si el empresario no está para viajar en el avión del presidente que cuenta con inmunidad diplomática, pero si como para viajar en otro avión… ¿ustedes lo hubieran involucrado en una transacción de dinero en negro entre dos presidentes? Seguramente ustedes no, pero Chávez y Kirchner si. ¿Hubieran involucrado a un empresario que reside en Miami, pero no al número dos del Ministerio de Infraestructura que lo traía?

Si por un momento estuvieran trabajando en el equipo del presidente Hugo Chávez y les pidieran poner en Buenos Aires 800 mil dólares en efectivo, y en simultaneo hubiera en la agenda una visita a esa ciudad, dirían: problema resuelto. Se subirían al avión diplomático del presidente de la República y llegarían en un auto con custodia hasta los mismísimos jardines de la Quinta de Olivos donde se encontrarían con el destinatario de los billetes, sorteando todo tipo de controles y mientras los presidentes saludan a la prensa y se sacan la foto de rigor.

Bien, ustedes harían eso. Los equipos de los presidentes de los dos países optaron por subir a un empresario no muy cercano ni confiable, a un avión privado que traslada funcionarios argentinos pero sin contarles detalles. Los equipos de los presidentes no pensaron en sentar a un chofer en Aeroparque con custodia para trasladar los 800 mil dólares, ni ubicaron allí a nadie con poder suficiente como para lograr que Wilson no fuera retenido ni revisado. Los equipos cometieron un error que complicó la imagen de sus jefes y alegró a varios en los despachos de la Casa Blanca.

Claro que los que creemos que el escándalo de la valija es al menos sospechoso, somos los extremistas que defendemos lo indefendible.

Sinceramente creo que la CIA tiene que ver con esto. Sinceramente creo que no es casual que Antonini sea juzgado por la Justicia del Estado de La Florida, cuando era el empresario venezolano amigo de Chávez que intentó ingresar a la Argentina con dinero no declarado. Simplemente no les creo.

3 comentarios en “Simplemente no les creo

  1. El error fue dejarlo subir al avión, me parece, lo otro por ahora son conjeturas.
    Lo cierto es que en un avión del gobierno argentino un tipo traía 800 lucas verdes ¿para qué? no sé, pero debieron haberlo revisado antes, si es que no tienen nada que ver con eso.

  2. Muy buen post. Pienso muy parecido. Estamos en medio de una guerra y debo decir que creo que estos pibes de los Medios no van a vacilar en hacer mierda al país con tal de joder al Gobierno. El tema, como le decía a otro compañero, es qué vamos a hacer nosotros ante eso.
    Un saludo.
    Te agrego a mi lista de blogs preferidos.
    MP

  3. Mi querido amigo IGB. Esta gente ya nos dió acabadas muestras de lo que piensan de los demás. Para los yanquis, la gente se divide entre los que los admiran (agentes directos o indirectos de sus intereses en todo el mundo) y los que no importan (cuya función varía según la necesidad, siendo así terroristas, mercenarios, estúpidos, público en general, colaterales, etc.). Con ese sistema justificaron la guerra de Irak y la de Afganistan. Les dijeron a los estúpidos que esa era la forma de terminar con el terrorismo. Son los campeones de los DD.HH., pero, entre otras cosas, tienen la cárcel de Guantánamo o las otras desperdigadas por Europa. Combatieron a Irak porque resultaba un peligro para el mundo por tener armas de destrucción masiva y porque podría causar un daño tremendo. Para eso causaron un daño tremendo, con armas de destrucción masiva, sin respetar los convenios internacionales sobre su uso, no tuvieron ningún control y, por si fuera poco, tuvieron que reconocer que Irak no tenía esas armas. Se cansan de señalar a los países subdesarrollados por sus problemas económicos, obligándolos a tomar medidas que lo que hacen es profundizar sus crisis y se hacen los giles con los gigantescos desaguisados propios, para los que nunca adoptan las medicinas que recomiendan. Pero eso si, siguen siendo los campeones de la democracia, del mundo libre, etc. Y los admiradores se siguen gastando las manos para aplaudirlos.
    Nos creen estúpidos y malos, y al igual que los malos de las películas que hacen, suponen que Chavez, Kirchner y cía. son tan malos, que ni siquiera saben robar.
    Son burdos, pero creen que los burdos somos nosotros. Y eso si, una vez que tiran una idea, ni se les ocurre revisarla. Antes, prefieren invadir países.
    Parafraseando: Son los yankis, estúpido. O también: son los yankis estúpidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s