Con El Cleto como El Cesar

Ayer Cristina Fernández de Kirchner viajó a los Estados Unidos. Con la Asamblea General de las Naciones Unidas como actividad principal, reuniones bilaterales con presidentes del golpeado primer mundo, empresarios buscando alternativas de inversión ante la crisis y Antonini Wilson disparando a donde puede con tal de zafar, la semana en Nueva York para la presidenta no va a estar para nada tranquila.

Mientras tanto el vicepresidente está al mando. Formalmente es quien tiene que convocar al Congreso ante una invasión extranjera, dictar el Estado de Sitio ante un conflicto interno o firmar Decretos de Necesidad y Urgencia. El vicepresidente de la Nación es quien debe dirigir este país hasta el viernes. En sus manos está la política económica mientras el mundo se desintegra como una burbuja. En estos cinco días, Julio Cleto Cobos es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas mientras nuevos generales son sospechados de corrupción y el Ejercito estrena Estado Mayor. El Cleto será Cesar hasta el viernes.

El sistema electoral argentino prevee que el vicepresidente sea un hombre de confianza del presidente. Que juntos piensen un país y se postulen para manejarlo durante cuatro años. Que uno esté al mando y el otro esté para cubrirlo. El vicepresidente espera. Espera que algo le pase al presidente para continuar con lo que soñaron juntos o simplemente lo reemplaza cuando el titular está fuera del territorio nacional.

Sin embargo, Carlos “Chacho” Álvarez puso la fecha de vencimiento de su compañero de fórmula cuando renunció a su cargo a seis meses de asumir, Eduardo Duhalde renunció dos años después de hacerse cargo de la vicepresidencia para ser gobernador de Buenos Aires. Martínez, Ruckauf y Scioli tuvieron su momento de gloria inmediatamente después de las elecciones o con alguna muestra de independencia del presidente y luego se llamaron a silencio, o los llamaron a silencio.

Hubo un día en que Chacho Álvarez dijo que para manejar este país era necesario una unión de partidos, de ideas y propuestas, que esa unión debía ser con los radicales y que a cualquier costo, el menemismo debía dejar, como ideal político y social, de manejar el destino de la República. Chacho lo pensó con preocupación y seriedad. Creyó que era posible y se sentó con Alfonsín y un grupo reducido a armar la estrategia y a soñar un país diferente. Duró poco. El que quedó como compañero de fórmula, el que quedó luego de internas encabezando la propuesta, entendió aquello de soñar, entendió que lo elegían a él por ser serio y respetable. Nunca nadie le dijo que tenía que manejar un país, ni creo que hoy día esté al tanto de lo que pasó.

Néstor Kirchner cometió el mismo error, aunque por suerte en un escenario completamente distinto y por tanto no tan grave. Lo cierto es que eligió como candidato a vicepresidente de su esposa a un radical. Y no es que esté mal que los radicales integren fórmulas presidenciales ni nada por el estilo, solo que no sumó sino que restó. Restó electoralmente cuando ni siquiera en Mendoza ganó su candidato, restó porque no supo bien que era eso de ser vicepresidente y que era eso de “tirar para un mismo lado”.

Julio Cobos está ahora al frente. El mundo está en alerta roja y Cristina buscará una tajada para la Argentina en Estados Unidos. El jefe de Gabinete y el ministro del Interior estarán trabajando para evitar que se tomen decisiones no positivas para el país. La tarea de los funcionarios será la de opacar al mediático vicepresidente, opacar al momentáneo jefe, que ayer pasó corriendo frente a la Casa Rosada, en una muestra más de la responsabilidad mediática que entiende le toca vivir por estos días.

Ser oficialista o ser oposición es una antinomia clásica. Estar a favor de los avances por sobre los retrocesos, o mirar el error por sobre el acierto es lo que nos ubica políticamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s