Esta tarde vi llover, vi gente correr y no estabas tú… Por Jorge Giles

El mundo está dado vuelta y no deja de asombrarnos.
Los neoliberales parecen estatistas; Macri, en una sobredosis de menemismo, reitera la política del sobresueldo; agreden al diputado Rossi, pero sus agresores dicen que el violento es él.

Con igual y contradictoria lógica, algunos analistas y consultores, afirman por estos días que el Gobierno mantiene su iniciativa gracias a la impericia de los opositores. Gastan mollera y tinta para hacernos creer que este gobierno no es que sea bueno, sino que los opositores recién están entrando en carrera. ¿Dónde estaban antes? nos preguntamos entonces. Así cualquiera gobierna, dicen.

¿Nos acompaña a ver la situación desde una visión distinta?

El gobierno tiene iniciativas todos los días. Ellos no. El gobierno trabaja de domingo a domingo. Ellos no. El gobierno corre de inmediato cuando hay una necesidad colectiva. Ellos no. El gobierno cumplió con su proyecto de reestatizar la administración de los fondos jubilatorios y anula las AFJP. Ellos no. El gobierno enhebra su relación de integración con los pueblos y gobiernos latinoamericanos. Ellos no. El gobierno establece relaciones maduras y sustentables con EE.UU. y países de Europa, África y Asia. Ellos no. El gobierno tiene un proyecto nacional. Ellos no. El gobierno dialoga sin agraviar a nadie. Ellos no.

Y así podríamos seguir con un listado interminable que apoya nuestra percepción de que más allá de lo que haga o no haga la oposición, el gobierno es una colmena en pleno trabajo. Se inventa y reinventa a si mismo. Se acuerde con él o no.

Podríamos afirmar como hipótesis que si tuviésemos en la Argentina, una oposición lúcida, trabajadora, capaz, dialoguista, constructiva, inteligente, civilizada, pacífica, honrada, nacional, democrática y moderna, el gobierno avanzaría incluso mucho más y mejor que lo viene haciendo desde el 2003 y no peor. Podría, por ejemplo, compartir acciones y espacios democráticos e institucionales que representen al conjunto de la ciudadanía y del Estado, se integrarían delegaciones conjuntas a eventos internacionales, se compartirían tareas solidarias en catástrofes naturales, etc. Pero eso es imposible con opositores que sólo saben sacar la lengua y tirar mala onda.

En el fútbol se suele decir que cuando un buen equipo, que viene jugando bien, que gana y luce, se enfrenta contra un mal equipo, torpe, mediocre, sucio, tramposo, deslucido, lo más probable es que el partido sea francamente malo y el equipo bueno se parezca más al mediocre, y no viceversa. En política es más o menos igual. Por eso en estas columnas venimos advirtiendo del cuidado que tendrá que tener el gobierno, a sabiendas que la mediocridad es contagiosa.

La vemos a la  Presidenta todos los días anunciando la realización de Obras Públicas en todo el país; ayer con el gobernador de Entre Ríos, acompañado de sus intendentes y los obreros de la construcción con sus cascos amarillos, convocando a la solidaridad y la responsabilidad hoy más que nunca.

Un Estado cada vez más presente y una oposición cada vez más ausente. Todo un signo de época.

¿Se imaginan a Carrió, Macri, Duhalde, Solá, De Narváez, chapoteando el lodo bajo la lluvia, solidarios, en la doliente Tartagal, de la semana anterior?

Pero esa tarde, como ayer, vimos llover, vimos gente correr y ellos, igual que en el bolero de Manzanero, siguen ausentes.

Seguramente estarán ocupados programando la próxima conferencia de prensa.

____
Publicado en El Argentino del martes 17 de febrero de 2009.
Anuncios

5 comentarios en “Esta tarde vi llover, vi gente correr y no estabas tú… Por Jorge Giles

  1. Mire no se sorprenda si en algún momento los escucha hablar de Karl. Según este informe que adjunto El Capital stáa a punto de destronar a Paulo Coelho en ventas.

    EL REGRESO DE LAS TEORIAS ECONOMICAS CLASICAS
    Con la crisis, Marx resucita en la discusión económica
    En la Argentina crecieron 35% las ventas de El Capital. Furor global por el filósofo alemán.
    Por: Sebastián Campanario

    1 de 1
    VIGENCIA. LAS HERRAMIENTAS MARXISTAS RESURGEN EN LAS CRISIS.
    Alguien tenía que vengar el cierre del cine Cosmos, que proyectaba películas rusas en la calle Corrientes. Y es ni más ni menos que Karl Marx, cuyas ideas, crisis mediante, cobraron un renovado protagonismo en el debate económico.

    En la Argentina, las ventas de El Capital, la obra fundamental del filósofo, historiador y economista alemán, crecieron un 35% en el segundo semestre de 2008 el relación a los primeros seis meses del año. “Y la consultas de libreros y público con respecto a la obra han aumentado mucho también”, dice Laura Campagna, vocera de Siglo XXl. La editorial tiene media docena de libros de Marx en catálogo y la traducción más demandada de El Capital, que se hizo en los 70 un grupo multidisciplinario y demoró 8 años.

    El estado de perplejidad en el que se encuentran los economistas a la hora de entender la crisis hizo resurgir el interés por los autores clásicos. La vuelta de las ideas de John Maynard Keynes, padre de la macroeconomía moderna, fue el dato del 2008. Pero a medida que la debacle se profundiza surgen interpretaciones más radicales. Y ahí entra Marx, que resucitó y arde en blogs, seminarios y revistas del ambiente económico.

    “Esta crisis no es ni financiera ni actual; se trata de una expresión de la acumulación de capital a escala mundial, producto de la sobreproducción general inherente a las economías capitalistas”, explica Guido Starosta, economista argentino e investigador de la Universidad de Manchester, en Inglaterra. Starosta, una autoridad académica en economía marxista, sostiene que “el desarrollo de la crisis responde en rasgos generales a los mecanismos ya descubiertos y analizados por Marx”.

    Los libros del padre del socialismo se agotaron en Alemania y otros países. El ministro de Finanzas alemán Peer Steinbruck dijo recientemente que las respuestas de Marx a los problemas de hoy “podrían no ser irrelevantes”. Y hasta el presidente Francés Nicholas Sarkozy se permitió posar para unas fotos leyendo Das Kapital.

    “La implicancia de la renovada popularidad de Marx es que muchos ven al sistema capitalista como esencialmente quebrado”, dice Harold James, historiador de la Universidad de Princeton.

    El enamoramiento es tal que tracendió el ámbito económico: en Alemania se prepara una película sobre El Capital y su merchandising también es demandado: “Sacamos varias agendas con personajes históricos para fin de año, y la más vendida por lejos fue la de Marx”, dice Campagna.

    ¿Qué cabe esperar de aquí en más según los marxistas modernos? “La respuesta de los Gobiernos fue una huida hacia adelante con bajas de interés y absorción de deuda tóxica”, sigue Starosta, “en el mejor de los casos, se retomará un crecimiento lento, pero el problema va a reaparecer”. Y concluye: “En cualquier caso, los descubrimientos de Marx muestran su vigencia: el capitalismo encierra contradicciones insalvables que, tarde o temprano, estallan en crisis sistémicas.”

  2. En realidad no tiene que ver con esta nota, pero mi hermano me mandó por mail este texto que adjunto y me pareció lindo compartirlo.
    Se ve que el tipo algo entendía del asunto 141 años antes de la crisis.
    LOS DUEÑOS DEL CAPITAL, VAN A ESTIMULAR A LA CLASE TRABAJADORA A COMPRAR BIENES CAROS, CASAS Y TECNOLOGIA HACIENDO QUE CADA VEZ DEBAN MAS , HASTA QUE SE TORNE INSOPORTABLE . EL DEBITO IMPAGO LLEVARA A LOS BANCOS A LA FALENCIA Y ESTOS DEBERAN SER NACIONALIZADOS POR EL ESTADO.-
    KARL MARX
    DAS CAPITAL 1867

    • No lo traiga a Marx ahora. Se imagina a Biolcati citándolo? Ya bastante se confunden cuando lo citan al General, cuando interpretan a San Martín… Ni le hablo de la lectura que hicieron de Cristo porque nos vamos a la mierda

  3. A propósito de esto te paso el primer párrafo de la nota de Diego Long publicada en el Miradas al Sur del 15/2, bajo el título: La boleta única, sólo para salir en los diarios.
    “Cuando parecía que las ocupaciones oficiales ya estaban encaminadas a paliar los efectos de la crisis internacional, y hasta a imponer discursivamente la evidencia de la pobreza estructural en el país, a partir por ejemplo del alud en Tartagal, la oposición de derecha -Pro, parte de la UCR, CC, etc.- se despachó con el rimbombante y aparentemente poco deliberado proyecto de la boleta única, controlando que esos pobres estructurales no se vayan a quedar con el escenario mediático”.
    Simple, y al fondo de la red.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s