Vergüenza. Por Fatiga

Vergüenza: “Turbación del ánimo ocasionada por una falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante”. “Acción indecorosa que cuesta repugnancia ejecutar”.

Dos definiciones que podrían aplicarse a la mayoría de los actos o acciones políticas de los últimos tiempos. Varias del oficialismo, sin duda, pero la gran mayoría de la oposición.

Aclaración previa: no computo como tal el adelantamiento de las elecciones por parte de la presidenta, porque no responde a un acto indecoroso sino a una jugada política para la que quedó habilitada a partir del adelantamiento en los 2º y 3º distritos más importantes, casualmente gobernados por opositores.

Hecha la aclaración, vamos a enumerar unos pocos.

Vergüenzas de Biblita, llorando para hablar de la inseguridad (Clarín del 17/3/09); proponiendo seriamente que el Congreso debe hacerse cargo del gobierno (la semana pasada en 3 poderes); volviendo a proponerse como candidata después de haber asegurado que no se presentaría más si en la elección pasada no la elegían; diciendo que en el 2007 hubo fraude (en su viaje por EEUU); proponiendo volver a endeudarse con el FMI (en varios programas). ¡¡ VER-GÜEN-ZA!!

Vergüenzas del PROperonismo. De Macri, adelantando las elecciones en la ciudad y saliendo a criticar al gobierno por adelantar las nacionales. Vergüenza de no querer dar un aumento a los maestros por falta de fondos, mientras premia (económicamente) a los funcionarios que alcanzan objetivos. ¿Para cuándo va a hacer extensivo el premio a maestros, médicos, enfermeros, y demás empleados que sobresalen entre sus miserias? Vergüenza de haber prometido obras, entre ellas 10 kilómetros de subtes por año, y salir ahora a decir que no puede hacerlas por falta de fondos. Así cualquiera promete, Mauricio. Vergüenza de dejar caer becas de estudio de distintos niveles por no concederlas en tiempo. ¡¡VER-GÜEN-ZA!!

De De Narváez, apoyando inicialmente (con razones muy inteligentes, según Pinedo por TV) el adelantamiento de las elecciones y, a vuelta de media, oponiéndose como le corresponde a su categoría de opositor. Vergüenza de publicitarse como el conocedor de la solución al problema de la inseguridad (que desde sus medios alimenta hasta incluirlo en programas de chimentos), mientras no fue capaz de presentar un solo proyecto, ni siquiera de debatir sobre el origen y posibles soluciones. ¡¡VER-GÜEN-ZA!!

De Felipillo, que sostiene abiertamente que será candidato si lo dejan, pero omite aclarar por qué se presentaría nuevamente si ya ha sido electo hasta el 2011. Vamos, Felipe, ya sabemos que la razón es que deberías renunciar a la banca a la que accediste de la mano de quienes ahora acusás de hacer uso del voto clientelista y sobre quienes llegaste a deslizar sospechas de fraude. Vegüenza porque todo se origina, según tus propios dichos, en que Néstor no te dio pelota. Vergüenza por terminar aliándote a Macri y De Narváez, demostrando que nada importa, sólo tu reconocimiento. ¡¡VER-GÜEN-ZA!!

Vergüenzas de la oposición en general, que después de sostener como La Nación, que el gobierno ya se va, que no dura una semana más (desde hace ya 8 meses), se asustan del adelantamiento de las elecciones, en un velado reconocimiento de que en las urnas sigue ganando el oficialismo a pesar de todo lo que ellos vienen argumentando y sosteniendo con el apoyo del GRUPO de los medios.

Vergüenza de Cobos. ¿Hace falta que lo detalle?

Vergüenza de Reutemann, que recientemente salido del oficialismo, y autoproclamado candidato a presidente, quiere distinguirse votando en contra en lugar de ponerse a la altura de las circunstancias.

Vergüenzas varias del oficialismo, que no detallo porque para eso está la cadena de medios independientes.

Anuncios

Un comentario en “Vergüenza. Por Fatiga

  1. Yo agregaría vergüenza de Felipe, que se acoda con el Colo, después de haberlo tenido a Arslanián de ministro de seguridad y haber enfrentado con éxito a Blumberg en su momento de apogeo.
    Vergüenza de la UCR, donde Morales aparece llorando el atentado contra las instituciones que importa el dictado de una ley por el Congreso, que reemplace a una ley anterior.
    Vergüenza de la Carrió, que cuenta el final del kirchnerismo a partir del resultado de Catamarca, donde ella obtuvo menos del 4%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s