Carta a Pino. Por Poirot

En el próximo Congreso el oficialismo se va a ver obligado a negociar sus proyectos. Yo quiero, con mi voto, fortalecer a los sectores que puedan hacerlo desde posiciones que comparta. Y allí los ubico a ustedes. Pero mis dudas aparecen cuando los oigo exigir todo o nada. Para poder realizar la transformación posible es necesario juntar poder, inevitablemente a través de pactos circunstanciales con aquellos sectores de intereses corporativos que compartan con nosotros, auque ocasionalmente, el enemigo común. Todas las corporaciones (empresarios, industriales, ruralistas, sindicatos, iglesia, políticos, culturales, etc.) tienen alas más conservadoras y otras más progresistas. Sin un pie puesto en cada una de estas no hay poder que alcance a tener fuerza suficiente. El conflicto con el campo fue una prueba de ello. Al margen de que fuera mal planteado y peor llevado, la 125 hubiera conseguido dividir el frente rural entre un 80 % de pequeños y medianos productores del 20 % de la soja producida y el otro 20 % dueño de la renta extraordinaria. El voto de ustedes, por razones secundarias, fue funcional a los intereses de la Sociedad Rural. Perdió el Estado, perdieron los chicos y ganó el poder económico concentrado de los grandes. Ha pasado un año y las consecuencias de aquella votación son innegables: se achicó el campo popular y tomaron impulso los sectores más reaccionarios. ¿Cómo poder librar las batallas por la recuperación del petróleo, el agua, la minería, el comercio de granos, los ferrocarriles, si la primera escaramuza (la que nos enfrentó a los adversarios más débiles), los encuentra a ustedes dándole el triunfo a los poderosos? Lo mejor es enemigo de lo bueno. Más duro que lo duro es blando. No hay que dar pasos más largos que los que nos permiten los pantalones. Los ranchos se construyen con bosta. Hasta ahora han sido una fuerza testimonial imprescindible: alguien debe ser el depositario de la ideología de la liberación, pero parece que hoy están convocados a compartir el poder y yo quisiera verlos más parecidos a Perón que a Luís Zamora. Que el próximo champagne en el Monumento a los Españoles nos encuentre festejando juntos.

Anuncios

Un comentario en “Carta a Pino. Por Poirot

  1. YO QUIERO TAMBIEN VER A MIS COMPATRIOTAS MAS PARECIDOS A PERON QUE AL FIGURETI PERO LA GORILEADA Y EL INDIVIDUALISMO ES TAN GRANDE!EL OTRO DIA LE RECORDABA A UNA COMPAÑERA L CARTA DE PERON A EVITA C/ESTAB PRESO…Q SALIENDO DE ESA IBAN A VIVIR X AHI SUS VIDAS…LUEGO DECIDIERON LUCHAR…Q NOS PASA A LOS ARGENTINOS Q SOMOS TAN PARCOS Y TAN NEGATIVOS…SERA XQ EN VEZ DE LUCHAR ES MAS FACIL CRITICAR? CARIÑOS TATI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s