Definición de traidor. Por Fatiga

Según la definición del diccionario que tengo más a mano, traidor es el que comete traición y traición es a su vez el delito que se comete quebrantando la fidelidad (exactitud en el cumplimiento de una cosa) que se debe guardar, bien sea a un Estado, una entidad o a una persona.

Me meto con el tema porque se ha puesto de moda calificar de traidor a cualquiera que no piense como nosotros (lo que agrandaría el concepto de traición hasta el infinito).

Por eso quiero hacer un somero análisis sobre tres casos emblemáticos.

El primero es Agustín Rossi, presidente del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados y candidato por la provincia de Santa Fe enfrentado a Reutemann. De los ejemplos que elegí, tal vez sea el menos identificable con la figura del traidor, pero es el insulto que más le han dicho en los escraches que le hicieran últimamente.

El concepto, respecto de él, es totalmente errado, porque Rossi llegó a la Cámara y se desempeñó en ella siendo siempre lo mismo, un hombre del Frente para la Victoria, que se jugó entero por la causa. Los que lo acusan de traidor nunca lo votaron, por lo que mal pueden haberse sentido traicionados. Simplemente son unos energúmenos que no merecen más que desprecio.
En definitiva, Rossi siempre honró el mandato que recibiera, siendo una espada fundamental dentro del armado del frente del gobierno y se dio por entero a favor del proyecto por el que había sido elegido.

El segundo caso emblemático, es el de Felipe Solá. Aquí la cuestión es un poco más compleja. Si bien Felipe fue elegido como primer candidato en la lista del Frente para la Victoria y terminó pasándose a las filas de Unión Pro, no resulta menos cierto que cuando encabezó la lista, venía de haber sido vicegobernador en ejercicio durante dos años, y posteriormente cuatro años de gobernador encabezando su propia fórmula.

Hay que reconocer que es discutible si los votos que obtuvo como primer candidato a diputado le pertenecían o eran del partido al que representaba. Pero a pesar de no estar para nada de acuerdo con él, al no haber sido candidato salido de internas partidarias y, teniendo en cuenta  sus cargos anteriores, puede presumirse que efectivamente un número importante de los votos que lo eligieron, lo hubieran hecho por seguirlo a él personalmente. Siendo así, es posible que algunos de los que lo votaron hubieran entendido, al igual que él, que la falta de espacio que decía tener dentro del Kirchnerismo y los cambios que él le atribuye al gobierno, justificaran su paso a las filas de la Unión Pro y sus votos en contra del bloque oficialista. De esta manera, si bien puede haber algunos que lo vean como un traidor, lo cierto es que existe un margen para la duda, sobre todo si se piensa en aquellos que por compartir su visión, lo pueden haber seguido en su traspaso. Por eso, concluyo que tampoco le corresponde el calificativo de traidor, en tanto no estaría quebrantando la fidelidad de sus directos seguidores.

Sin embargo, no puedo dejar de mencionar que si no traicionó, no correspondía que renunciara a su banca, porque había sido elegido por cuatro años. Y si él consideró que ya no compartía la visión del bloque al que pertenecía y que debía renovar el mandato en virtud de su nueva filiación, debió renunciar a la banca antes de votar contra los proyectos presentados y defendidos por el oficialismo.

El tercer caso es el del Vicepresidente. Y he aquí sí, un caso paradigmático de traición. Y es que el vicepresidente, figura bastante decorativa dentro del ordenamiento constitucional, sólo tiene reservado el voto para desempatar en la Cámara que preside (donde nunca tiene voto), como una forma de garantizarle al Poder Ejecutivo dentro del Congreso, un plus para los proyectos que impulsa. Es decir que no importa cuál sea su pensamiento personal, sino el de la fórmula que integra, o mejor dicho el del propio Poder Ejecutivo.

Si como en el caso de la 125, supone que un mandato divino le impide votar como DEBE, corresponde que dé un paso al costado y deje el voto extra de la presidencia en manos del vicepresidente primero de la Cámara. A nadie le importa (constitucionalmente hablando) qué es lo que piensa el  vicepresidente, hasta tanto no se haga cargo en forma efectiva del Poder Ejecutivo.

Esto, que debió ser especialmente resaltado por esa (y permítaseme la expresión) MANGA de constitucionalistas que ahora se rasgan las vestiduras por tratar de figurar en defensa de la democracia por la presentación de las candidaturas testimoniales, dado que tiene una entidad y una gravedad muy superior por el daño institucional (porque en el caso de las testimoniales hay que recordar el principio rector del derecho que dice que nadie puede ser obligado a hacer lo que la ley no manda ni privado de lo que ella no prohíbe), termina siendo la más clara muestra de traición por quebrantamiento de la fidelidad al mandato que el 45% de la población había otorgado a favor del gobierno.

En la democracia, el pueblo no gobierna sino a través de sus representantes. Por eso, la traición de Cobos resulta imperdonable. Porque el 45% que lo votó, lo hizo para que gobernara en su nombre, sabiendo que sería Cristina y lo que ella representaba, lo que se estaba respaldando y él, aprovechando que la Constitución ponía en sus manos la decisión, se hizo el desentendido e interpretó que lo dejaban decidir a él cuando el voto le pertenecía claramente a su cargo.

Para cerrar, la acusación de traidor es de una gravedad extrema y es, a su vez, muy agraviante y muy insultante. Creo que para que no pierda esas cualidades, debe usarse con mucha prudencia y exactitud. Si todos son traidores, nadie es traidor. Y no es eso lo que pasa. Debemos darle a cada quien el reconocimiento que se merece.

_____________________________

Breve Comentario. Por IGB

Fatiga, he encontrado en estas líneas la coincidencia plena con usted y esto no ocurría hace mucho tiempo. 

A enviado mucho material a este blog para su publicación, pero no siempre coincidimos. Incluso ha salido al cruce duramente en varios de mis post. Finalmente nos encontramos hasta en las comas de este.

Sin embargo, me quedé con ganas de unas líneas más en esta reflexión sobre el correcto uso del lenguaje y la necesidad de reservar a cada palabra su espacio y verdadero significado.

Al pasar, en el primer párrafo, usted menciona los escraches sufridos por el diputado nacional por la provincia de Santa Fe, Agustín Rossi. Yo incluiría la palabra escrache a la lista de palabras que deberían recobrar su significado histórico.

El escrache fue, es y será una buenísima forma de fotografiar en dónde vive y quién es el vecino cuando este integró la lista de secuestradores, torturadores y asesinos de la última dictadura.

Equiparar los escraches a los dictadores con lo que hacen los de la Sociedad Rural con un legislador nacional elegido por el pueblo, es lamentable. Lo que se le ha hecho a Rossi es un acto de lamentable cobardía, no un escrache. Es lo que se cuestiona de las barras bravas: van en patota y en solo en patota actúan. No se animarían nunca a encararlo solo. No se animarían nunca a increparlo en la mitad de un acto partidario si fueran minoría. No se animarían nunca porque son una lacra que no merece respeto. Que no deberían tener cara para mirar a sus hijos a los ojos. Son lamentables ellos y los que dicen cosas como: “Yo no avalo los escraches, pero la gente está muy enojada”, o “Rossi no debería ir a algunos lugares”.

Anuncios

2 comentarios en “Definición de traidor. Por Fatiga

  1. Es interesante tu opinión NicoPJ. Ahora, si coincidimos en que no traicionó, coincidimos también en que tuvo un giro importante?
    O como se llama o explica que haya ido primero en la lista del Frente para la Victoria y hoy, a dos años (sin haber terminado su mandato) sea candidato por el partido de Macri – De Narváez?

  2. Si hay algo que NO es Felipe, es justamente traidor. Se mantuvo siempre firme a sus convicciones y eso hace que la gente lo que sigue, lo siga respetando como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s