Análicemonos. Por Fatiga

Voy a disentir con la mayoría de los opinadores de la blogósfera nac&pop y fundamentalmente con el maestro Mario Wainfield en mi análisis de la situación post eleccionaria. Yo creo que la derrota del kirchnerismo, que desde ya no deja de ser un duro golpe, lejos de provocar inestabilidad, servirá para reenfocar la gestión y permitir al gobierno retomar la iniciativa.

Los abogados somos soberbios por definición. A diferencia de otras profesiones, que deciden sobre datos concretos o investigan, nosotros tenemos siempre razón y nuestro trabajo consiste en hacer coincidir la realidad con nuestra opinión (de allí aquello de que siempre tengamos la mitad de la biblioteca a favor y la otra en contra). Ahora bien, también nuestra profesión nos permite aprender a manejarnos ante el rechazo terminante. Cuando los jueces deciden en nuestra contra, siempre tenemos una segunda oportunidad para revertir el resultado. Existen allí dos variantes: profundizar la soberbia insistiendo en los argumentos y desacreditando al primer juzgador por su mala apreciación de las pruebas, o bien, incorporar a nuestro argumento lo resuelto por éste y mejorar los fundamentos para convencer con nuestro razonamiento.

Esta es, creo yo, la situación actual del gobierno.

El juzgador, en este caso, es el electorado a quien, evidentemente, no hemos sabido convencer. Pero no porque nos faltaran argumentos. Hay muchísimas cosas que el kirchnerismo ha hecho que demuestran que el proyecto es el más correcto. También ha cometido innumerables errores, pero son muchos más los aciertos.

El pago de la deuda con el FMI, con su consiguiente separación de la auditoría sobre la economía nacional, la reestructuración de la deuda con su fuerte quita, la reducción del índice de desempleo, la creación de millones de puestos de trabajo, el crecimiento sostenido record durante todos los años de gobierno, la política de derechos humanos, la integración regional, el rechazo al ALCA, el acceso a la jubilación de aquellos que no tenían los aportes suficientes, la eliminación de las AFJP, la reestatización de Aerolíneas y AySA, la inversión en obra pública (caminos, viviendas, cloacas, etc.), entre otras muchas, son la evidencia de que la cosa va por ahí.

Por eso, de cara al 2011, el gobierno deberá replantear su estrategia y recuperar lo que hizo Néstor cuando pasó del 23% con el que accedió al gobierno, al 46% con el que ganó Cristina. No va a ser fácil, pero ya se hizo antes. Al menos esta vez, a la luz del resultado de las elecciones, ya sabe qué es lo que no debe hacer. La increíble capacidad para perder poder que el kirchnerismo ha demostrado, tiene como contracara la impresionante capacidad para acumularlo que probó previamente.

Del otro lado está la oposición, presentada como un ser uniforme, pero que en realidad fue una unión oportunista de voluntades que tuvo como aglutinador a los factores de poder liderados por el Grupo Clarín. Pero, hasta ahora, el Grupo y sus adláteres, no han podido unificar el proyecto opositor más allá del 28 de junio.

Es cierto que ahora vendrá el acoso, producto de que ellos han sentido el olor a sangre, pero se equivocan si confían en que el gobierno está herido de muerte. También se equivocan si creen que la elección les ha dado más fuerza de la que en realidad tienen.

El kirchnerismo ganó las elecciones. Perdió mucho poder y muchas bancas –incluídas sus mayorías en el Congreso-, perdió en varios de los principales distritos, pero aún continúa como primera minoría y primera fuerza del país. Ya ha dado muestras de que aún sin su superioridad en el Congreso ha sido capaz de sacar leyes que a primera vista podrían considerarse como complicadas. Además, en muchos casos va a contar con el apoyo de buena parte de los diputados de Pino y de los de Sabatella. Con lo que con un poco de habilidad negociadora, va a estar en condiciones de profundizar su modelo.

Del lado de la oposición aparecen a primera vista como candidatos a hacerle frente en la próxima elección, Cobos, Macri y Solá. Cobos parece tener el camino allanado para ser el aglutinador de la UCR y sus derivados después de la derrota de Lilita. Macri y Solá, hoy se disputan un mismo electorado pero van a verse enfrentados a poco que se muestren como alternativa.

Veamos, Cobos ganó en Mendoza y la UCR hizo una buena elección en varias provincias, imponiéndose como segunda fuerza nacional. Sin embargo, su caudal electoral no deja de ser discreto, todavía muy lejano al alcance del kirchnerismo a nivel nacional. Si en 2011 no se presenta conjuntamente con el resto del antikirchnerismo, parece difícil que pueda alzarse con la presidencia.

Macri y Solá no representan a una fuerza con presencia nacional. El excelente desempeño de Solá y De Narváez en la provincia de Buenos Aires los dejó a sólo 2 puntos por encima del kirchnerismo, pero en Capital, el macrismo, que ganó de la mano de Michetti, perdió mucho de su caudal electoral. Encima, los dos años que le quedan hasta el 2011 son de gestión, lo que supone un fuerte desgaste.

Habrá que ver como dirimen cual de los dos es el candidato, pero lo que es seguro, es que el que sea, deberá revalidar su fuerza dentro del PJ para obtener un apoyo que pueda ser contundente. Aquí debemos considerar dos puntos: los intendentes inclinarán el aparato del PJ para el lado del poder –y aquí el kirchnerismo tiene cierta ventaja- y, por otra parte, tanto Macri como Solá tienen poca inserción dentro del partido. Por eso, deberán jugar con algún pope que los apoye, y para eso la figura de Duhalde aparece como la más indicada. ¿Pero conservará todavía Duhalde su ascendencia sobre una parte importante de su vieja tropa?

En el corto plazo se viene el ataque sobre el gobierno impulsado por el Grupo y encabezado por la Mesa de Enlace y la UIA. La pelea promete y probablemente empujará al gobierno a un mayor peronismo. Veremos si éste tiene la capacidad de aguantar el embate y mantenerse a flote. Mientras tanto, no parece ser tiempo de usar luto, sino de aumentar la participación. En eso estamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s