A confesión de parte

 

Hay una pregunta en este tema de las escuchas, los espionajes y el modus operandi de un gobierno que se veía venir: ¿Cuál es la razón por la que los implicados y la prensa cómplice siguen dando vueltas sobre quién puede ser el autor de una supuesta operación para ensuciar aún más a la futura policía porteña si Fino Palacios ya aclaró y el diario La Nación ya lo publicó?

Palacios: “A James lo recomendé yo”. Por Martín Rodriguez Yebra

El ex jefe de la policía porteña negó haber hecho espionaje y explicó sus llamadas al acusado

 

Una voz ronca suena del otro lado de la línea: “Hola, soy Fino Palacios. Estoy harto de toda esta opereta y quiero hablar”.

Por primera vez desde que estalló el escándalo del espionaje en el gobierno porteño, el ex jefe de la Policía Metropolitana decidió dar su versión sobre el caso en que está preso Ciro James, un ex policía federal con el que él cruzó decenas de llamadas durante los últimos meses, según consta en el expediente judicial.

Palacios desmiente que haya existido espionaje, pero no niega su relación con James. Es más: dice que fue él quien movilizó su incorporación en la policía que creó Mauricio Macri, intento que quedó trunco cuando fue detenido, bajo la acusación de haber organizado escuchas ilegales contra Sergio Burstein, dirigente de los familiares de las víctimas del atentado contra la AMIA. “Yo se lo presenté a [Osvaldo] Chamorro”, dice Palacios a LA NACION. Chamorro era su segundo y quedó al frente de la policía macrista cuando él renunció, acorralado por las quejas de la comunidad judía.

“A James lo conocí en 2004, durante un operativo de la Policía Federal en el que secuestramos armas pesadas -relata-. El había hecho el trabajo de inteligencia y era un chico capaz. Mantuvimos una buen trato social. Me venía a ver cada tanto.”

-¿Trabajaba para usted?

-No. Jamás.

-Pero hay más de 100 llamadas entre ustedes en los meses previos a la detención de James…

-Eso es una mentira. Yo sólo hablo por Nextel. Cuentan los clics como si fueran llamadas distintas. Nos hablábamos por el tema de su ingreso a la metropolitana. Me vino a ver cuando yo asumí (en julio) y me dijo que quería sumarse. Le dije que tenía que tramitar la baja en la federal.

-Macri dijo que nadie lo conocía y que no sabían que era un policía federal.

-No sé. Yo lo sabía y lo conocía de ahí. Por eso se lo envié a Chamorro y de ahí los llamados entre ellos. Las sospechas las instalan para perjudicarme a mí y a Macri.

-Las sospechas saltan porque el espiado era un familiar de la AMIA, que lo acusaba a usted de encubrir el atentado.

-Pero es todo falso. Burstein dice que en un llamado anónimo, que se hizo desde un locutorio, le dicen: “El Fino te está pinchando los teléfonos”. Qué casualidad: eso ocurre cuando estaba en Nueva York con la Presidenta. Es pescado podrido. ¿Se cree que es tan fácil pinchar un teléfono?

-No sé. Acá parece que sí.

-Acá hay un juez de Misiones que ordena las escuchas y James, como agente de la Federal, cumple y retira los casetes de la SIDE. ¿Por qué nadie fue a la Policía Federal o a Misiones? ¿Qué tiene que ver el “Fino” Palacios? Pero no, allanan mis oficinas y las de mi suegro, porque el Nextel que usaba estaba a nombre de su empresa.

-¿Usted sabía que James era contratado de Educación?

-No. Eso saltó cuando inició los trámites para entrar en la policía. El dijo que iba a renunciar.

-¿No hace una autocrítica por cómo se manejó el tema?

-Pero esto es todo una operación. Me enchufaron el caso Blumberg, el 20 de diciembre, la AMIA… ahora escribieron 3600 páginas en los diarios kirchneristas sobre mí…

-¿Están todos contra usted?

-Esto es la SIDE. Es una puja histórica. Tienen poder para esto y mucho más. No quiero imaginar lo que viene si ya empezaron así, a los tiros.

-¿Qué quiere decir?

-Lo digo en sentido político. Esto es contra Macri, a quien le estoy agradecido por cómo me bancó. Van contra él porque piensan en 2011.

DIÁLOGO CON LA NACION

  • La relación con James. “Lo conocí en 2004 durante un operativo de la Policía Federal en el que secuestramos armas pesadas. Había hecho la inteligencia y era un chico capaz. Después hablábamos de tanto en tanto. Y me vino a ver cuando asumí en la Policía Metropolitana.”

  • Las pinchaduras. “Esto es pescado podrido. ¿Se cree que es tan fácil pinchar un teléfono? Acá la orden había surgido de un juez de Misiones y James actuó en su papel de Policía Federal. ¿Por qué no preguntan ahí?”

 

____________________________

Publicado por La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s