Cuando un amigo se va…

La pregunta que me hago, o me haré la semana que viene, es: cuando el ex presidente viaje a Buenos Aires y se lo vea sentado en su banca, ¿Seguirán sosteniendo que alguien compró al senador riojano? Seguramente no estará en duda la buena fe del senador y mucho menos la de sus compañeros de banca adversarios del oficialismo.

El ex marido de la ex miss mundo será por horas la nueva re re re editada estrella de la política local y conociendo el paño -fuma bajo el agua frente a senadores que en puntas de pie no superan el talón de De la Rua- ¿cuál será el precio -político- que tendrá su voto?

¿Existirán Amorales Solá, el malo de los Castro, y demás ratas del periodismo porteño dispuestos a valorar los gestos republicanos del otrora defenestrado ex primer mandatario?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s