¿Qué pasa?

Cómo puede ser que se diga que estamos en un país dividido, que hay que bajar la agresividad, que hay que ser más tolerantes. Cómo puede ser que estemos en un país donde se pide terminar con la crispación, donde todos se ubican o te ubican de un lado o del otro, donde está aceptada la frese “yo no estoy con ninguno de los dos”?

¿De quiénes se habla? ¿Cuáles son los grupos en disputa? ¿Quiénes los integran y a quién responden? ¿Por qué hay que terminar con la agresión permanente? ¿De qué hablan? ¿Cuál es la razón por la que los que más lo reclaman son los que le pegan a los periodistas, por la espalda incluso como en el caso del colega de C5N, los que agreden a una periodista del canal público o los que llaman a la presidenta “yegua hija de puta”, como en el caso del dirigente del PRO, Miguel Del Sel? ¿Qué ocurre con la razón y las ideas cuando dentro de un buque se insulta (ladrón, cagón, puto, etcétera) a un funcionario que vuelve de sus vacaciones con su familia? ¿Qué es lo que pasa?

Me encuentro ensayando respuestas posibles y lo que más me cierra es que se dieron cuenta. Y reaccionaron.

El planteo es que hay oprimidos y opresores. Basta mirar la historia de la humanidad para comprobarlo. Que les quepa o no el sayo es harina de otro costal.

Bien: ¿Qué es lo que pasa entonces? Pasa que se le declaró la guerra al opresor. Se nacionalizaron los fondos de pensión, YPF, Aerolíneas, el Correo, Aguas, y la lista sigue. Se jubiló a más de dos millones de jubilables no jubilados, más las amas de casa, más la asignación para los niños. Se anularon dos leyes que los protegían. Se anularon!!! Y otra vez a revisar el pasado tan guardado. Y los juicios. Y para todos. Militares y sus cómplices/jefes civiles. Se les declaró la guerra y se dieron cuenta.

Eso paso. No es poco. Se terminaron los negocios favorecidos por un tratado de colonia, la patria contratista, financiera o la simple impunidad para hacer y deshacer con empleados legitimados por el voto que dictaron resoluciones a medida.

Se terminó el silencio sobre el pasado, la impunidad de los amigos, los privilegios.

Ahhhhhh, eso pasó. Entonces es entendible tanto odio, tanta crispación, tanta bronca. Tanto billete dedicado a una pelea sin partes. ¿Sin partes? Cuesta decir, por más cierto que sea, que de un lado el país y del otro lado los buitres internos. Que de un lado los opresores y del otro los oprimidos. Cuesta, pero si abrimos un poco más los ojos lo vemos. Y por eso la ley de medios los asusta. Democratizar voces es el fin del discurso único, del monopolio de la información, del manejo sobre qué se cuenta, cómo y cuándo. A quién, dónde y por qué.

El punto es por qué quienes no pertenecen a la oligarquía de la colonia, a las FFAA del pasado, a la clase económicamente dirigente, por qué quienes tienen jubilada a su abuela, pueden cambiar el auto, tienen trabajo, ellos y su entorno, tienen futuro en su país y con su familia, pueden tomarse vacaciones, por qué ellos son así, tan serviciales al opresor?

Porque los que estaban en el Buquebus y agredieron a un padre con su hijo en brazos, tirando manzanas podridas como en una escena de la edad media, a un funcionario del gobierno que es como ellos (porque evidentemente no tiene jet privado ni usa la flota de aviones oficial, tampoco viajaba en primera clase) y volvía de unas vacaciones en familia, no son el opresor, no integran ni por asomo ese colectivo.

Ellos agredieron al propio, al hijo de la vecina que fue mejor promedio en la Universidad, al que vive en una casa modesta del barrio de Agronomía, al que se casó con la chica linda e inteligente. Ellos se agreden a ellos mismos. Pero no lo saben. Y ahí está el principal problema de un país oprimido tanto tiempo.

Ahí está el éxito de Néstor Kirchner como político: devolvió la política y a los que despertó los tiene adentro. No necesariamente del kirchnerismo, pero sí de la política y ese es el éxito. Volver a pensar. Pensar que un país en serio es posible. Pensar que se puede. Eso dijo Néstor. Por eso lo odian. Por eso Cristina es lo peor que les pasó. Es ellos, pero no lo ven. No se dan cuenta. Ahora cambian el auto, se van de vacaciones, mandan a sus hijos a estudiar. Ahora pueden. Pero no saben por qué.  Y los medios cuentan otra cosa. Y lo que se cuenta es mas fuerte que la misma realidad que viven. Y no saben por qué.  Aún no se despertaron, aún creen en espejos de colores.

Cierro con una frase que cuadra con todo esto de Bertolt Brecht:

“El peor analfabeto, es el analfabeto político. Él no ve, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. Él no sabe que el costo de la vida, el precio del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado o del remedio dependen de las decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece e hincha el pecho diciendo que odia la política. No sabe el muy imbécil, que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, el asaltante y el peor de los bandidos que es el político corrupto y el lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”.

Anuncios

Un comentario en “¿Qué pasa?

  1. El origen de las crispaciones difíciles de disimular ó manifestadas con toda prepotencia las has detallado con claridad. Pero, además de los logros inocultables de un modelo NACIONAL y POPULAR que retoma la senda abandonada a fuerza de sangre y fuego en 1955, lo que “les” resulta insoportable es la duración de esta nueva versión popular que está por alcanzar los 10 años.
    En 1930, luego de 2 años de su segundo gobierno, Hipólito Yrigoyen fué destituido por un golpe de estado conservador y su busto fue arrastrado por la Av. de Mayo. Pocos días después, el Gral. Enrique Mosconi, creador de YPF y protector de la nacionalización de nuestro petróleo, renunció. Se inició la década infame y al poco tiempo celebrábamos el tratado Roca-Runciman en nuestro papel de “valiosa perla en la corona de su Majestad Británica”.
    El golpe de 1955, a 3 meses del cobarde “bautismo de fuego” de la aviación de la Marina, además de muertos y heridos implicó el inicio de una PROSCRIPCION que se extendió por casi dos décadas, haciendo que el significado de “gobierno democrático” para los breves períodos de Arturo Frondizi y Arturo Illia, sea poco menos que una falta de respeto.
    El tan esperado aunque fallido regreso de 1973, luego del deceso de Perón al año siguiente y como consecuencia del estado de histeria dentro del propio peronismo aunque fogoneado por la antipatria conservadora que siempre está aunque nadie la vote, culminó con el fatídico 24 de marzo de 1976. Curiosamente, la distribución de la riqueza era casi 50-50 y la deuda externa poco menos que inexistente. Pero el golpe fue dado por “las reservas morales de la patria.”
    Mis casi 72 pirulos me autorizan a proclamar que los últimos 10 años son LO MEJOR QUE LE SUCEDIO A ARGENTINA desde 1955.
    Y si alguien puede rebatir esta afirmación con datos sólidos, que lo haga.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s