El vago miente

Peor que ser vago es ser mentiroso, decía uno de los propios justificando la ausencia de su líder durante el desfile. El Presidente había dicho que no participaría en los actos del día domingo porque ya estaba cansado de tanto viaje y acto protocolar. Difícil tarea la del militante. Tantas burlas y enojos cosechó esa actitud del primer mandatario que finalmente se tomó un 102 Plus y salió para saludar a las tropas, como buen Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, al recuerdo y reclamo de Eduardo Feiman.

Ni vago ni mentiroso, se entusiasmaba una señora que agitaba una bandera como quien busca punto nieve, ese es mi Presidente, insistía con más ganas de creerlo que otra cosa.

Sin embargo lo escuchamos a Macri el sábado desde Tucumán decir que las antipáticas medidas que venía tomando su gobierno eran consecuencia inevitable por el estado en el que recibió la Nación, y dijo que encontraron un país y un Estado muy castigado por la mentira y la corrupción.

La pregunta es a qué se refiere con el estado del Estado. Cómo debía o quería recibirlo para no tomar las medidas que tomó.

Fueron sus propios funcionarios los que dijeron que en 2015 Argentina había crecido, que el desempleo era apenas superior al 6 por ciento o que la deuda estaba acordada en un 93 por ciento. No solo eso, fue su propio gobierno y no una campaña publicitaria del anterior el que dijo que el país no había tomado deuda durante los últimos 12 años: “hay que volver a los organismos internacionales de crédito”, dijeron.

Entonces la pregunta que pica y repica sigue siendo la misma: cómo quería Macri recibir la Nación para no duplicar la inflación, quintuplicar las tarifas de servicios públicos, y aún así minimizar las consecuencias de las paritarias. Porque Macri sabe que Aerolíneas Argentinas es una de las compañías como más naves (relación ruta/frecuencia) del mundo, y que es del Estado, que YPF, una de las principales petroleras a nivel mundial y la tercera de América, también está en manos del Estado. Sabe el Presidente que los Ferrocarriles volvieron a ser argentinos y modernos. Sabe que volvieron a funcionar trasladando a millones de trabajadores. Sabe eso y sabe que se incorporaron al capital estatal durante ese gobierno que tanto denosta. Porque el Presidente sabe que el país que recibió tenía al 99 por ciento de su población en edad de jubilarse percibiendo una jubilación o pensión, que los menores de 18 años, solo por nacer en suelo argentino recibían una pensión desde el Estado que, exámenes clínicos y asistencia escolar mediante, servía para asegurarles por lo menos unas zapatillas nuevas, ropa y un desayuno nutritivo. Lo sabe, pero sin embargo dice que ahora toma medidas por el estado del Estado. A qué se refiere? Cómo tenía que recibirlo para no aplicar las políticas que aplicó?

No digamos que el Presidente miente, solo digamos que es un vago. Vago en sus números, vago en su análisis, vago en sus recursos, vago de vaguedad absoluta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s